05/12/1995 | 476

Sigue la huelga en la Boeing

Después de siete semanas de huelga, los trabajadores de la Boeing le han dado a su patronal una nueva ‘sorpresa’, al rechazar una nueva propuesta de la empresa para la renovación de su convenio colectivo, que mejoraba la que inicialmente habían rechazado. La empresa ‘mejoró’ su oferta inicial después de la intervención de un mediador federal. La propuesta ‘mejorada’ había sido aceptada por la dirección del sindicato.


La asamblea de los huelguistas de la Boeing rechazó la oferta patronal (en realidad, patronal-burocrática-estatal) por más del 60% de los votos. La huelga de los obreros de producción de la Boeing continúa y “provocará una aguda caída de la producción de la compañía” (Financial Times, 23/11).


Según un vocero del sindicato, la AMAW (Association of Machinist and Aerospace Workers), uno de los principales factores en la decisión de los trabajadores fue el conocimiento de los huelguistas de que los principales ejecutivos de la Boeing acaban de recibir acciones de la compañía por varios millones de dólares, como ‘premio’ al aumento que habían registrado las acciones de la empresa en el último período. Este ‘premio’ a los altos ejecutivos es por imponer un contrato que reducía los beneficios de salud y previsionales de los trabajadores.


Una huelga prolongada en una de las mayores empresas del mundo, que ha obligado a la intervención estatal (algo sumamente raro en los Estados Unidos), que ha obligado a la patronal a dar un primer recule y que ha pasado por encima de la ‘recomendación’ de la burocracia de volver al trabajo. Todo esto resalta la importancia que está adquiriendo la huelga de la Boeing, y la nueva situación que se va abriendo en el movimiento sindical norteamericano.

También te puede interesar:

Los servicios de inteligencia son un recurso de todos los gobiernos capitalistas al beneficio de las patronales.
Sobre el video del exministro de Trabajo bonaerense y la sobreactuación del kirchnerismo.
El gobierno y otro anuncio en sintonía con la agenda que dicta el FMI.
Hace 9 meses que la patronal adeuda salarios.
Un guiño a la reforma laboral en danza que vendría a consolidar una enorme precarización laboral predominante.