Sindicales

5/4/2022

Sobre la nueva conducción en Luz y Fuerza de Mar del Plata

Asumió Fabián Polverini como secretario general, tras las primeras elecciones luego del fallecimiento de José Rigane.,

Fabian Polverini

Este viernes 1/4 Fabián Polverini asumió la conducción de LyF MdP, luego de imponerse a dos listas rivales con 524 votos, casi el 50%.

Estas fueron las primeras elecciones luego del fallecimiento de José Rigane, conductor del gremio durante varias décadas. Un registro levemente superior a las últimas 2 elecciones, con concurrencia similar. Esta vez, se presentaron otras 2 listas, la oficialista Azul que sacó 319 y la Naranja, independiente integrada por varios ex-directivos, 219.

Polverini y su agrupación, la 8 de Octubre, volvieron a la conducción del gremio: en 2011 fue electo, secundado por el histórico conductor del gremio, José Rigane, pero la ruptura de la CTA quebró aquella Comisión Directiva, y fue tempranamente desplazado (por el propio Rigane ) en elecciones adelantadas y muy reñidas.

La pertenencia al sector yaskista por parte de la 8 de Octubre nunca fue ocultada y se espera un abandono de Luz y Fuerza de la Fetera, la Federación de la Energía fundada y sostenida por Rigane, como así también de la CTA Autónoma para pasar a integrar la CTA-T de Yasky y Baradel.

Este último estuvo presente en el acto de asunción.

Fue invitada Fernanda Raverta, funcionaria de primer orden del gobierno, jefa del Frente de Todos y ahora del PJ local, aunque estuvo ausente por encontrarse de viaje.

Durante un período, Luz y Fuerza, bajo la conducción de Rigane, fue una referencia de todo el movimiento obrero y popular local; estuvo a la cabeza de la CTA, antes de su estallido, y luego como CTA-Autónoma, fue impulsor de las organizaciones piqueteras desde su propio origen, en los primeros cortes de ruta en la zona. En los ’90, sostuvo una lucha por considerar la energía “como un bien social” y así arrancar las tarifas sociales y poner límite a los tarifazos y cortes de energía a los hogares. A su vez fue una conducción crítica del extractivismo, apoyó críticamente la “seudo” estatización de YPF, incluso cuestionó el régimen jubilatorio que resultó luego de las AFJP. Resistió la colonización gubernamental de la CTA durante el primer kirchnerismo y participó de todos los paros y movilizaciones de aquella época.

Antes, debatimos y polemizamos cuando se preparaba la constitución de la Alianza, que llevó a De La Rúa-Chacho Álvarez a la presidencia, para luego, movilizarnos juntos en el Argentinazo.

Previamente, la resistencia del gremio a la privatización de Eseba, en ese entonces presentada “como lucha contra la corrupción” con carpas multitudinarias, y todo tipo de medidas de lucha conmocionó a la ciudad y la zona, en los años 96-97. Con un alto costo en despidos y defección de dirigentes, la expulsión de la Federación de Luz y Fuerza encabezada en aquel entonces por el burócrata Lezcano, de los históricos “gordos”, superando todo esto el sindicato sobrevivió y desde entonces fue una voz que se levantó contra “el sindicalismo empresario”, el límite que el degennarismo tuvo siempre para impulsar otro modelo de integración al Estado: el de la centroizquierda.

Un párrafo aparte merece el paro y movilización masiva del Luz y Fuerza ante el asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra.

Las instalaciones de Luz y Fuerza Mar del Plata siempre estuvieron a disposición de todas las organizaciones obreras y populares de la zona. Más acá en el tiempo, apoyó prácticamente la lucha de la Asamblea por un mar sin Petroleras y sus movilizaciones.

En toda esta rica historia, siempre planteamos, francamente, nuestras diferencias y debates políticos o gremiales en vida de Rigane y posteriormente, incluso poniendo en pie listas opositoras en la CTA que él nunca quiso integrar. Tampoco dudamos en establecer acuerdos de lucha, cuando fueron necesarios; con la misma franqueza llamamos la atención sobre lo que a nuestro juicio, está en juego.

Muchos interrogantes surgen en esta nueva etapa del gremio: ¿seguirá defendiendo “la energía como bien social” y reclamará la estatización sin pago de Edea? ¿Se plegará a las movilizaciones que con toda seguridad vendrán contra los tarifazos anunciados por el pacto con el FMI? ¿Pasará a defender las paritarias que corren por detrás a los precios, como firman sin chistar Yasky y Baradel en sus gremios? ¿Aceptarán mansamente la modificación del régimen jubilatorio especial, que se basa en un aporte extra, y no es un “privilegio”, que Luz y Fuerza conserva y que el gobierno pactó con el FMI liquidar? ¿Luz y Fuerza pasará a defender la exploración off-shore y las plataformas que promueve el gobierno de los Fernández?

La vinculación de la nueva conducción con Fernanda Raverta será una presión para cerrar la boca frente a las jubilaciones de hambre. Esta vinculación es un puente de unidad con “los carneros” de la Fatlif, conducidos por el ahora ravertista, Cóppola (Luz y Fuerza General Pueyrredón, gremio creado por Duhalde para reventar la lucha lucifuercista contra la privatización) y quien es hoy nuevo presidente del PJ, con el apoyo decisivo de Raverta. LyF enfrentará el desafío de la presión kirchnerista para transformarla en una agencia de colocaciones de funcionarios estatales y ser esterilizada como organismo de lucha.

Mucho está en juego. Llamamos a defender las banderas históricas del gremio, organizando un reagrupamiento clasista en el seno de Luz y Fuerza Mar del Plata, y defenderla como una referencia de lucha en todo el sudeste provincial y en el país.