12/12/2002 | 784

Soip: Parazo y victoria

El 28 de noviembre será recordado como uno de los paros más masivos y combativos de los trabajadores del pescado.


Tres piquetes obreros levantaron en un par de horas todas y cada una de las fábricas conserveras, fresqueras y de harina, tanto efectivas como «cooperativizadas».


La profunda adhesión al paro quedó reflejada en el geométrico engrosamiento de los piquetes que, al converger hacia la sede gremial, armaron una columna de 1.500 obreros.


El reflejo de semejante parazo se hizo sentir en la mesa de negociación. Luego de amagar con un endurecimiento, la cámara fresquera «cambió» la opinión de que «no se podía otorgar más de un 10%», accediendo a un 20%, que sumado al aumento anterior representa un 50% de incremento salarial durante los ocho meses de gestión de la directiva Celeste.


Pero la conquista más importante se le impuso a la cámara conservera, arrancando la reincorporación de todo el personal suspendido por reclamar los 100 pesos, y el pago de esta suma en forma integral y retroactiva. Así, el sector de obreros que más luchó contra la cámara «insolvente» obtendrá un merecido premio de fin de año.


Los trabajadores en negro no salieron con las manos vacías. El sindicato se comprometió a luchar (como en el aumento anterior) para que esta conquista se traslade a todas las cooperativas, y a colocar en el centro de la discusión con la patronal el cese del trabajo en negro.


La manifiesta solidaridad de la CGT local en cada marcha y la presencia de su secretario general, «Pepe» San Martín, bancando la negociación con la patronal y el Ministerio de Trabajo, fue notable. Hasta se llegó a amenazar con parar la flota y convocar a un paro general marplatense. Esto merece una explicación, en el sentido de que claramente no estamos frente a una radicalización de la CGT, sino todo lo contrario. Actuaron desesperadamente para evitar un «desborde social» que pusiera en riesgo su política de sostén del gobierno nacional y provincial.


Si hay un punto de coincidencia entre la CGT Mar del Plata y el Soip, son las advertencias de «Pepe» San Martín a la cámara patronal: «Miren que con estos muchachos no se jode, se les va a pudrir todo mal».


La levantada de cabeza de los obreros y obreras del pescado es un anticipo de las tendencias que anidan en todo un sector del movimiento obrero.

También te puede interesar:

La clase capitalista considera insuficientes los beneficios proyectados en la absorción de los planes sociales.
El organismo publicó el informe estadístico sobre el empleo en el país.
Pongamos en pie una agrupación clasista de trabajadores de la construcción para enfrentar la creciente precarización laboral.
Frente al hundimiento de la embarcación “Repunte”.