19/12/1996 | 524

Sólo los autoconvocados mantienen un planteo de lucha

Por P. M.

El movimiento de los trabajadores de PAMI ha entrado en una situación de estancamiento, como producto de la adaptación de los aparatos sindicales y de jubilados a la política de Bramer Markovic.


La maniobra del gobierno y el interventor, de presentar la política de liquidación del PAMI bajo la forma de una ‘normalización’ en 90 días según la ley, surtió un efecto inmediato en los aparatos sindicales. Declararon el ‘triunfo de la lucha’ y se arrojaron a negociar con la intervención. UPCN, vocero de la CGT, exigió acelerar la conformación del nuevo «directorio», con la incorporación de sus representantes. ATE concurrió con sus emisarios, junto a dirigentes de Jubilados y De Gennaro, a la cumbre CTA-Markovic en el Ministerio de Trabajo (ver nota).


La Coordinadora de Jubilados, por su parte, propone una Comisión Popular de Defensa del PAMI, que se centra en la «normalización inmediata de acuerdo a la ley 19032».


El plenario de los «autoconvocados» de PAMI, en cambio, denunció que la ‘normalización’ no es más que la liquidación del Instituto, y llama a un plan de lucha con los siguientes reclamos: no a la normalización fraudulenta, ningún despido abierto o encubierto, restitución de los aportes patronales y el presupuesto integral del PAMI, anulación de los contratos con las consultoras e investigación del destino de esos fondos, anulación de la provincialización que fragmenta la obra social, ruptura con el Banco Mundial, fuera Markovic.


También aprobó concurrir al plenario abierto que ATE realizará el miércoles 18 y promover la constitución de comisiones de defensa del PAMI en cada distrito, sobre la base de asambleas populares de trabajadores, jubilados, organizaciones gremiales, sociales y políticas.