01/11/2012 | 1246

Subte: CFK negocia con Macri, mientras niega personería al sindicato

El anuncio de la apertura de molinetes por parte de la directiva del sindicato del subte, para reanudar la discusión paritaria, quedó anulado enseguida, a raíz de la convocatoria a una reunión por parte de la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad. La dirección sindical se conforma con un reconocimiento ‘de facto’ de las autoridades de la Ciudad y deja de lado la exigencia de reconocimiento sindical por parte del Ministerio de Trabajo de la Nación. Es lo que le impone su supeditación al gobierno K, que le niega este reconocimiento para seguir aliado a la burocracia de UTA, que monopoliza la representación legal. Es probable que la dirección de la AGTSyP sea presionada por parte del gobierno para llegar a un acuerdo con Macri y así despegar al subte de la huelga del 20 de noviembre próximo, la que es convocada por Moyano y Micheli. Se comenta, asimismo, que los K y Macri estarían a punto de llegar a un acuerdo de carácter global, donde quedaría incluido la cesión del servicio subterráneo. Sería un acuerdo de reparto de los negocios inmobiliarios en la Ciudad y un aval nacional al endeudamiento de la Ciudad en los mercados nacionales e internacionales. Otra parte del acuerdo contempla un tarifazo en el transporte, aumentos de impuestos y ajuste a los trabajadores. Entre ellos, grandes emprendimientos inmobiliarios que requieren de acuerdos de ambas jurisdicciones, donde entra la zonificación para la prolongación de Puerto Madero a la costanera sur, el soterramiento del Sarmiento o el Centro Cívico en Barracas.


El traspaso del subte al ámbito del gobierno porteño no tiene nada de progresista. Para aceptarlo, Macri está diseñando un programa de financiamiento por medio de nuevos impuestos a combustibles y peajes, así como un nuevo aumento del pasaje, el cual pretende que converja con aumentos similares de colectivos en la zona metropolitana. Reclama, además, avales de Nación para endeudarse con organismos internacionales por 1.000 millones de dólares para la renovación del servicio. Este traspaso viene, entonces, con una exacción del bolsillo popular y, como no puede ser de otra manera, con flexibilización y disciplinamiento del personal. Sobre la gerenciadora parasitaria de Roggio, que se la viene “llevando en pala” desde hace 18 años, ni una palabra de ninguno de los dos gobiernos. Metrovías no sólo ha desmentido que pensara dejar la concesión, sino que ha empezado a tomar medidas de ajuste laboral, como control de horarios, rendimientos y control del servicio médico. Una política que ya produjo reacciones en los talleres de material rodante, que obligaron a levantar sanciones y elaboran todo un programa de condiciones de trabajo y mantenimiento de seguridad. La tropa de Macri votó a favor de la ley negrera de ART, creación de Cristina. ¿Cuál es el interés de que el subte pase a la jurisdicción de un gobierno que, durante la huelga larga, embistió con todo lo que tuvo a mano contra los huelguistas: campaña en los medios, denuncias penales, multas a la AGTSyP?


A pesar, entonces, de que no se puede encontrar una sola ventaja para los trabajadores en el traspaso a manos de Macri, Pianelli y la directiva de la AGTSyP que él encabeza insisten en su campaña para que Macri se haga cargo. Se reúne con legisladores porteños para que introduzcan partidas presupuestarias de subsidio al subte (que cobrarán Macri y Roggio), las que, obviamente, pagarán los contribuyentes.


Promovemos la movilización masiva de la AGTSyP contra el ajuste y el tarifazo, por paritarias libres y la personería para el único sindicato representativo. Impulsamos a favor de una gran movilización a las puertas del gobierno porteño y a la Plaza de Mayo. Que se abran e investiguen las cuentas de Metrovías y que se confisque su patrimonio. Control obrero del subterráneo.

En esta nota

También te puede interesar:

Alrededor de 200 contagios y 6 compañeros fallecidos por Covid.
Luego de siete meses de postergación de la paritaria, Metrovías ofreció un 9% más una suma fija. Se rechazó la oferta y el cuerpo de delegados demanda un 21% -escalonado en 8 meses de marzo a octubre- y una revisión en noviembre.
Por un protocolo de la Agtsyp y el control por los trabajadores