03/03/2011 | 1166

Subte: en la ruta de nuestro gran cuerpo de delegados

Sin dudas, la dirección provisoria del nuevo sindicato del subte, alineada con Yasky, está dando saltos cualitativos de franco carácter negativo, es decir de burocratización.

Pasados diez días de la asamblea general del gremio que votó un paro por la muerte en accidente de trabajo del compañero David Alfonso y que las elecciones contemplen mayoría y minoría en la elección, no se han cumplido ninguna de las dos resoluciones. El paro sencillamente no se hizo. El taller Rancagua y el de Canning respondieron cumpliéndolo por su cuenta dos horas por turno, como establecía la moción.

La otra cuestión, la de mayorías y minorías, con excusas «técnicas» de nuevos abogados que nunca asistieron al subte, se está torpedeando para que la lista ganadora se lleve todo. Pero es peor todavía. El pianellismo en la Línea A está planteando que se votó lista única en contra de la posibilidad de presentar varias listas; algo que no podría votarse jamás, porque es pretender que en la democracia política no haya más oposiciones.

Esta variante «unicista» se plantea justo ahora, cuando el movimiento obrero antiburocrático metió en cana a Pedraza, cuando la UTA es la única organización que salió -más allá de la Unión Ferroviaria- a respaldar al burócrata preso. Se trata de un desbarranque del que hay que rescatar a nuestro nuevo sindicato. Su carácter de masas, su contenido de sindicato antiburocrático, su independencia del poder político, su carácter de sindicato de plenos derechos convencionales y salariales, está en juego en esta discusión. Reproduciendo los vicios del sindicalismo ligado al Estado, de «paz social», reñido con la asamblea y con el cumplimiento de sus resoluciones, la AGTSyP no tiene futuro.

En este cuadro, la Agrupación Trabajadores de Metrovías ha batallado por -y lo ha logrado- un plenario unitario con un programa independiente, de delegados y activistas, para empezar por casa con el método de votación del programa de la lista y de sus líderes y candidatos. Queremos constituir un fuerte movimiento por una AGTSyP que rompa toda subordinación al ministro Tomada y al yaskismo que demolió la CTA, y que base su accionar en un cuerpo de delegados resolutivo y la soberanía de la asamblea obrera. Siguiendo las tradiciones que llevaron al subte adonde hoy está, con la jornada de trabajo de seis horas, el pase a planta de los tercerizados, la reincorporación de compañeros represaliados, los aumentos salariales -que hoy se están deteriorando al ritmo de la inflación y de los enjuagues de la UTA.

Sobre estas bases hemos mocionado en la asamblea general, repudiamos la firma inconsulta de los 35 pesos de viáticos, así decidiremos un pliego salarial para paritarias, apoyamos al Premetro en su paro, a los talleres en el paro por Alfonso, a las líneas B y H en sus recientes luchas por ascensos, a todas las luchas extraordinarias que realizaron los compañeros de todas las líneas. Estamos formando una lista para que la gran tradición de nuestro cuerpo de delegados sea hoy la que rija el nuevo sindicato.

También te puede interesar:

Contra las sanciones arbitrarias del grupo Autobuses – Dota.
Participaron familiares y trabajadores de la “Almafuerte” con su cuerpo de delegados.
El derrumbe salarial es manifiesto y los trabajadores vuelven a salir a la calle.
Gran victoria de la Lista 2 contra la lista oficial, ligada a la burocracia de UTA.
Importante apoyo a la lista de oposición combativa.
Por asambleas para debatir un plan de lucha de todo el gremio.