23/08/2012 | 1236

Subte: Que se discuta un balance de la huelga

Por el otorgamiento inmediato de la personería gremial y la reconvocatoria a paritaria

¿Qué nos dejó la huelga de diez días del subte?. Se salió al paro por 28% de aumento al básico, 2% por año de antigüedad, aumento de licencias y viáticos y categorías para boleteros e instalaciones fijas. Se levantó la huelga con un acta firmada entre la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) y la empresa en la sede de la subsecretaría de Trabajo de la Ciudad. El acuerdo establece dichas categorías y una ampliación en algunas licencias, como días por nacimiento, por adopción, un día más por cada semana de vacaciones y una ampliación en el pago por enfermedad una vez vencido el plazo normal de cobertura. Todo esto en un acta "ultra precaria", como la caracterizan los propios firmantes del sindicato, que no está homologada. Los funcionarios macristas plantean que corresponde que lo haga el ministerio nacional y se desconoce si el pago de los días caídos está en firme o depende de fondos que Metrovías debe gestionar.


Aunque la conducción presente las licencias como importantes conquistas y que signifique un avance real para los que asciendan de categoría, es innegable que hemos salido sin aumento de salario, sin paritaria y sin fecha para reunirla. La dirección del sindicato, que proclama su kirchnerismo por todos los medios, no logró lo elemental: que el gobierno kirchnerista nos reconozca como sindicato para negociar paritarias, esto como concesión a la burocracia de la UTA y de la CGT Balcarce. Sin capacidad para firmar convenio, estamos en un callejón sin salida; no se entiende el beneficio que saca la dirección kirchnerista de su kirchnerismo. El gobierno kirchnerista balconeó nuestra lucha sin apoyar a la dirección kirchnerista, y hasta se dio el lujo de mojarnos la oreja al recibir a la CTA kirchnerista de Yaky, que estaba acompañada por dirigentes kirchneristas del sindicato del subte, sin mencionar la huelga del subte que se desarrollaba delante de sus ojos en medio de una conmoción social por falta de transporte. La dirección sindical del subte orientó la huelga contra Macri, cuando la facultad de dar la personería es del gobierno kirchnerista nacional.


Si el subte pasara a la Ciudad, tendríamos de patrón a Macri y a Roggio, pero el derecho al convenio colectivo depende de la señora Kirchner, que teje alianzas con Gerardo -Batallón 601- Martínez, pero no con los reclamos de los trabajadores del subte. Desde el comienzo del período paritario en mayo, la dirección sindical fijó como objetivo propio, y así lo declaró, la obtención de licencias y no el salario, que siempre consideró como un tema que discute la UTA. Pero este no era el mandato de las asambleas y delegados que fijaron el reclamo central del 28%, que de acuerdo a la ley, homologa el ministerio de Trabajo K. Así y todo, tampoco obtuvimos el doble franco, o los días pagos para trámites. Pero fuera de ello, la base no tenía las mismas prioridades que la dirección. Una primera propuesta, cuatro días antes del levantamiento de la huelga, se rechazó masivamente en las asambleas de líneas, por su carácter precario, transitorio y por fuera de la paritaria. Primaba la sensación de que el subte quedaba marginado del proceso nacional de firmas de convenios y aumentos salariales – una ‘sensación' acorde con la realidad.


La directiva de AGTSyP entró a la huelga con un paro de fin de semana, luego del anuncio de un paro de la UTA que nunca se produjo. Se centró en el reclamo de unas licencias, resistiéndose a pelear en serio por el salario y la paritaria, que dejó en manos de la UTA, que tampoco encaró esa negociación, porque subordina el reclamo a que primero arreglen Ciudad y Nación el traspaso. Y luego, cuando los bloqueos provocados por la patronal, el gobierno nacional y el de la Ciudad empantanaron toda negociación, colocaron la lucha en la línea kirchnerista de desgastar al gobierno de Macri, no en lo más conveniente para los trabajadores. Macri se ‘desgastó', pero los trabajadores no sacaron nada, ni un premio consuelo, esto porque los K no quieren dar la personería al sindicato del subte. ‘Macri hacete cargo' no es un reclamo útil, porque la personería y la homologación de los convenios de trabajo dependen de Tomada y CFK. Este último aspecto es fundamental, incluso cuando el conflicto dejó en claro que la representación genuina de los trabajadores del subte es la AGTSyP. Pero Tomada y Randazzo juegan en el equipo de Fernandez de la UTA, uno de los animadores de la organización de una CGT Balcarce.


Muy aleccionador también el papel del moyanismo, que ni se dió por enterado de que había una huelga. Las visitas de Facundo a dirigentes de la AGTSyP apuntan a la trenza, no a la lucha. O la CTA de Yasky , el supuesto "paraguas protector" del sindicato del subte, que no movió un dedo por la huelga, que no le mereció ni un comunicado de apoyo y que promovió que en medio del paro visitaran la Rosada para llevar a Cristina su apoyo a la re – re.El cargo a la conducción del subte es haber entrado a una huelga con una política kirchnerista, no con una política obrera o sindical. Por eso tampoco sacó la huelga a la calle, ni reclamó un paro a Moyano, Yasky, Micheli y ¿por qué no? a los burócratas de Balcarce. La directiva se opuso terminantemente a la propuesta de llamar a obreros y usuarios a una marcha a la jefatura porteña y a Plaza de Mayo.


La dirección del sindicato impulsa ahora una presentación en la OIT contra Macri, que es puro palabrerío, pero no contra Tomada, cuando éste tiene el resorte del otorgamiento de la personería. Y postergan el pedido de la personería, amparados en solicitar una compulsa con la UTA sin fecha, para ver quien tiene más afiliados.


La UTA, perteneciente a la CGT "Balcarce", ha salido debilitada, hay desafiliación en sus filas. Quedó marginada de la huelga más grande de la historia del subte. Podemos asestarle un golpe definitivo, incluso con una afiliación masiva. Pero el propósito de este golpe final debe ser claro: la personería y el derecho a la paritaria.


La vía del apoyo al Estado patrón es una vía de derrota. Que las tareas pendientes y el futuro de la AGTSyP dependen por entero de su independencia política. Debatamos este balance en todas las líneas, y como conclusión un emplazamiento al gobierno nacional para concretar la paritaria que no tenemos.