Las tres agrupaciones que en la reciente lucha de los trabajadores de Metrovías impulsaron la defensa de un trabajador despedido, han resuelto constituir una Mesa Coordinadora, a la que saludamos fervorosamente. En un comunicado, que transcribimos a continuación, denuncian que la campaña de ‘amenazas de bombas’, que se ha lanzado últimamente, es utilizada para justificar una ofensiva de persecuciones contra el activismo gremial.


Sobre las amenazas de bomba


Como es de público conocimiento, desde hace un par de semanas, se vienen efectuando una serie de amenazas de bomba contra las cinco líneas de subterráneos.


Según informan distintos medios, tanto el Ministerio del Interior como la Side atribuyen estas amenazas a «empleados de la propia empresa Metrovías» y que «un grupo de activistas enfrentados a la conducción del gremio está bajo sospecha».


Como también es de público conocimiento —en el ámbito de subterráneos— quienes integramos las agrupaciones Desde Abajo, Trabajadores de Metrovías y El Túnel somos trabajadores que efectivamente estamos enfrentados tanto a las políticas de la empresa como a las de la conducción del gremio, por lo tanto seríamos quienes estamos ‘bajo sospecha’ según las especulaciones de los servicios de inteligencia.


Por esta razón es que nos vemos en la necesidad de repudiar públicamente el intento del gobierno y Metrovías de involucrar a las agrupaciones opositoras a la empresa y a la conducción del gremio con las amenazas de bomba.


Hacemos público este repudio porque no descartamos que la empresa intente montar alguna provocación contra quienes venimos enfrentando consecuentemente sus políticas de despidos —como la que sufrió nuestro compañero Méndez—, de tercerización y de eliminación de puestos de trabajo. No nos olvidemos de los supuestos actos de corrupción fabricados por la empresa y filmados con cámaras ocultas made in Bartolomé Mitre.


Y además le exigimos a la conducción del gremio que repudie públicamente cualquier intento de vincular a cualquier trabajador de Metrovías con las amenazas de bomba.

También te puede interesar:

Importante apoyo a la lista de oposición combativa.
Por asambleas para debatir un plan de lucha de todo el gremio.
Vamos por $130.000 de salario inicial de bolsillo.
Le deben salarios y aguinaldos.
El accidente de Chascomús se da en un cuadro de precarización laboral en las empresas del transporte.
Es necesaria la estatización bajo control de trabajadores y usuarios.