Sindicales

22/6/2022

|
1647

Sutna: séptimo paro general, crece la combatividad

Foto: Federico Imas

Al cierre de esta edición de Prensa Obrera, los trabajadores del neumático culminaban un nuevo para total de actividades por sus reclamos. Desde el inicio del conflicto ya son siete los paros generales con una contundencia sostenida. El extenso desarrollo del conflicto, debido a la intransigencia patronal, no solo no ha hecho flaquear a ningún compañero, sino que ha sido un motor de una mayor conciencia y organización. Desde la recuperación del sindicato a esta parte, estamos en presencia del pico más alto de organización obrera. Ninguna de las maniobras y amenazas patronales ha tenido efecto a la hora de amedrentar a los trabajadores. Sucede que el reclamo de un aumento salarial por encima de la inflación y el pago de las horas al 200% de las horas habituales de fines de semana son reclamos que los trabajadores están dispuestos a llevar hasta el final. Todos los compañeros son conscientes de las injusticias que han sufrido día tras día a raíz de las entregadas constantes de la vieja burocracia sindical del gremio. Los trabajadores del neumático, por su parte, continúan sumando adhesiones de distintos sectores de trabajadores a su lucha.

Luego de este nuevo paro rotundo se reunirán otra vez las partes en el Ministerio de Trabajo. Si la tesitura patronal no se modifica, los compañeros del Sutna junto a todos los trabajadores resolverán nuevas medidas de lucha. Golpe tras golpe, medida tras medida, las patronales del neumático continúan verificando la fortaleza de los trabajadores y su persistencia para conquistar sus exigencias.

Luego de varias semanas de conflicto, Javier Madanes Quintanilla (dueño de Fate y Aluar, entre otras empresas) ha retomado su exposición pública en los medios para apalancarse en el discurso de Cristina Fernández, reclamando nuevas medidas de control a las importaciones. También, para insistir en el reclamo de su cuota parte de divisas, según él, para poder acceder a una mayor cantidad de materia prima para “poder producir”. Como hemos señalado desde estas páginas, las patronales se encuentran en una feroz pelea por hacerse de dólares en un cuadro de escasez general y de un acuerdo del gobierno con el FMI que resguarda los dólares para el capital financiero y el pago de la deuda. Por esa vía, las automotrices lograron su propio acuerdo, donde pueden hacerse de dólares sin pasar por el Banco Central y las restricciones monetarias que existen en la Argentina. Alejandro Crespo, en diferentes medios nacionales de comunicación, ha expresado que el “obstinamiento patronal no se debe a las características del reclamo, sino a la búsqueda de otros intereses que nada tienen que ver con las necesidades de los trabajadores”.

Esto se confirma cada vez más con el correr de los días. El propio Madanes Quintanilla reconoce (Infobae, 21/6) que un trabajador pierde en forma permanente su poder adquisitivo en un cuadro de salarios de supervivencia. El mismo que, en el marco de la pandemia y con precios de venta siderales, amasó una enorme cantidad de dinero, es el que hoy niega los reclamos de los trabajadores mientras le reclama mayores beneficios al gobierno. Lo mismo sucede con la patronal de Bridgestone, que hace públicos comunicados donde expresa “su deseo de pronta solución al conflicto”, mientras convoca a la policía a custodiar la fábrica para amedrentar a los trabajadores con el aparato represivo.

Todas estas maniobras han provocado mayor indignación entre los compañeros de Pirelli, Fate y Bridgestone, que luchan por su salario y por sus condiciones de trabajo. Tanto con las patronales como con el gobierno que actúa con la más completa pasividad frente a la intransigencia patronal. Es completamente falso que las empresas no cuenten con los recursos para ceder frente a los reclamos de los trabajadores. En cada paso de esta lucha se juega la vida de cada familia obrera.

El XXVIII Congreso del Partido Obrero resolvió en forma unánime desarrollar todo el apoyo a la lucha de los compañeros del Neumático. Por sus métodos y por su enorme fuerza colectiva, la lucha del Sutna marca un rumbo a los trabajadores de la Argentina. Todos en apoyo a esta lucha.