22/06/2000 | 669

Tartagal: todo el pueblo a la ruta

Una vez más, los habitantes del departamento San Martín hemos sido burlados, en especial los desocupados y los trabajadores de los Planes. Pasaron 30 días y nos versean con reempadronamientos lentos que podrían realizarse en pocos días.


Pero este lento empadronamiento ha permitido constatar que los 3.000 planes Trabajar son absolutamente insuficientes frente a la desocupación reinante. Por eso es absolutamente justo el reclamo central del nuevo corte: 7.500 planes Trabajar.


El Partido Obrero llama a todos los trabajadores del Departamento a sumarse a esta lucha, reforzándola para imponerles a los gobiernos de nación y provincia la inmediata respuesta que contemple todos los agregados que los compañeros incorporan al petitorio.


El gobierno está llevando adelante una política consciente para desmoralizarnos, dividirnos y borrar la victoria del último corte. Están tratando de enfrentarnos con otros sectores de la población diciendo que los cortes de ruta no permiten el desarrollo de la zona. Mentiras. Sí sabemos perfectamente que a través de las distintas puebladas se pudo lograr que nos escuchen. El pequeño comerciante pudo tener un respiro porque con lo obtenido en las puebladas se reactivó, mínimamente, el circulante en nuestros pueblos.


Compañeros: todo apunta a beneficiar a los mismos de siempre. Piensan eliminar el impuesto a los sellos y otros ítems para los que inviertan en la zona. ¡Pero para los que inviertan más de 1.000.000! La idea apunta a lo que ya se denunció en el corte de los docentes: que se instalen dos hipermercados con un régimen negrero, y que van a terminar haciendo quebrar a todos los pequeños comerciantes. Y que el beneficio se vaya para afuera.


Compañeros: esta es una lucha de todo el pueblo, mayoritariamente desocupados y subocup ados. La única «reactivación» posible es aquella dirigida por los trabajadores.


¡TODOS A LA RUTA! Por los 7.500 Planes, por el subsidio a los familiares de los trabajadores muertos, por la ejecución de las obras públicas prometidas empleando a los compañeros desocupados, por la reducción de la jornada laboral en las petroleras para ocupar compañeros, por la derogación de la rebaja salarial a los docentes.


Marchemos y organicemos un congreso departamental de trabajadores, con delegados electos en cada lugar de trabajo y vivienda, para que los explotados levantemos nuestra salida a la crisis y una sola voz para actuar.


15/6/00

En esta nota