30/07/2020

Techint quiere pagar salarios al 50%

La empresa de Paolo Rocca lidera la agenda ajustadora de los capitalistas.

El Grupo Techint, bajo el liderazgo del empresario Paolo Rocca, vuelve a la carga sobre las condiciones laborales y salariales de su plantel, en medio de la pandemia del coronavirus. Su intención es pagar solamente el 50% de los salarios, a partir del mes de agosto y hasta fin de año, del personal dependiente de su controlada Tenaris, empresa que se dedica a la fabricación de tubos de acero, preferentemente para oleoductos, industria petrolera y la industria automotriz, actividades que se encuentran virtualmente paralizadas como consecuencia de las medidas adoptadas para enfrentar el Covid y la crisis en su conjunto.

Tenaris emplea alrededor de unos 10.000 trabajadores, entre sus plantas de Campana (Siderca), Valentín Alsina (Siat), Villa Constitución y Metalmecánica San Luis, quienes se verían afectados directamente por esta medida. La empresa fue aún más lejos, notificando a los trabajadores que de no aceptar este recorte en sus salarios los mismos se pagarían solamente al valor equivalente del salario básico, lo que significa un ajuste mucho mayor. Se trata de un ultimátum en toda la línea y de una extorsión contra el colectivo obrero, violentando incluso el precario y ajustador acuerdo previo de suspensiones que rige para mayoría de las plantas de Techint, por debajo del 86% del salario neto y que fuera firmado por las conducciones seccionales y comisiones internas de la UOM de manera inconsulta con los trabajadores. Más tarde, la burocracia de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), al mando de Antonio Caló, selló un acuerdo general de suspensiones al 86% de salario neto (70% del bruto), que no abarcó a los ya firmados.

Desde el arribo del coronavirus a nuestro país y luego de comenzada la cuarentena, el Grupo Techint lidera los ataques patronales contra los trabajadores, imponiendo a la fuerza los principales puntos de su agenda patronal, los cuales luego sirven de referencia y de camino allanado para el conjunto de los capitalistas. Así fue que Paolo Rocca protagonizó el escandaloso despido de 1.450 trabajadores de la construcción a pesar del limitado decreto de prohibición de despidos de Alberto Fernández. También fueron pioneros en las negociaciones de suspensiones masivas con rebajas salariales, con acuerdos firmados por las seccionales de la UOM correspondientes a las plantas donde la empresa opera. El Grupo Techint, incluso, se dio el privilegio de rechazar el subsidio a las patronales de la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), que compensaba la mitad de los salarios por medio de fondos sustraídos a la Anses, para evitar el bloqueo al giro de dividendos al extranjero y operaciones de compra de dólares, como requisitos de la percepción del beneficio

Mientras Techint alega la caída de la producción, como principal argumento para este nuevo ajuste, su controlada Ternium-Siderar volvió a operar casi con normalidad conforme al restablecimiento de la actividad industrial con la flexibilización de la cuarentena.

Un gremio convulsionado

El anuncio de esta medida por parte de Techint, despertó la reacción de los trabajadores en distintas plantas. En Tenaris-Siat (Valentín Alsina) los trabajadores han abierto un curso de deliberación con asambleas de planta para discutir como rechazar esta ofensiva

En Siderca, con un acuerdo inferior al nacional (suspensiones al 80% del salario neto) firmado por la burocracia, los trabajadores denuncian un ataque en sus condiciones de trabajo y ritmos de producción, con recargas de tareas y modificaciones arbitrarias, que se inscriben en una reforma laboral de hecho. El 31 de este mes vence el acuerdo firmado y la patronal vuelve a hablar de despidos masivos, entre 400 y 1.000, como extorsión para imponer un “acuerdo” aún más ruinoso, aunque no se puede descartar que ejecute esa masacre laboral.

Por su parte, la dirección nacional de la UOM es una colaboradora serial de las patronales metalúrgicas. Luego de firmar con la mayoría de las cámaras patronales las suspensiones con rebaja salarial, sin ningún mandato de los trabajadores, ahora se pone a la cabeza del reclamo patronal dirigido al Estado por subsidios y exenciones impositivas para las empresas. La paritaria metalúrgica se encuentra vencida desde el primero de abril, sin que mediara ninguna compensación económica en el medio. Como taparrabo de la entregada, incluso Caló sigue mendigando por un bono no remunerativo, para cubrir la ausencia de paritaria hasta fin de año, sin obtener respuesta alguna. Está claro que con estas direcciones no hay salida alguna.

La nueva ofensiva de Techint se inscribe en las presiones de la clase capitalista para trasladarle, aún más, la crisis a los trabajadores. Esta ofensiva se combina, en muchos lugares, con la amenaza de despidos, de lo que se valen las burocracias para aceptar acuerdos cada vez más ruinosos, los cuales a su vencimiento terminan mutando en nuevos recortes de personal o condiciones más gravosas: el camino ofrecido por las patronales y la burocracia no es el del túnel oscuro donde al final se ve la luz, sino el recorrido que lleva al movimiento obrero al cadalso.

Debemos rechazar este nuevo ataque contra los trabajadores, que de imponerse podría implicar un avance más general sobre el conjunto del movimiento obrero. Está planteado que se convoque un congreso de delegados del gremio, tomando las medidas sanitarias, para deliberar e impulsar un plan de lucha por el 100% del salario en todas las plantas, la apertura de la negociación paritaria metalúrgica de inmediato y la defensa de todos los puestos de trabajo. La UOM debe romper con el gobierno que prioriza el pago a los acreedores internacionales y el “auxilio” a los capitalistas, y colocar la organización obrera para la defensa de los intereses de los trabajadores y no de las patronales. El tercer encuentro del Plenario del Sindicalismo Combativo, del próximo 12 de agosto, será una instancia para enfrentar esta política de ajuste con vastos sectores de la clase obrera que vienen ofreciendo y organizando una respuesta ante la crisis.

En esta nota

También te puede interesar:

El holding de Paolo Rocca pretende abonar solo el 50% de los salarios hasta fin de año.
Recortaron salarios a todo el personal, incluidos aquellos en grupos de riesgo; niegan el transporte e incumplen las medidas sanitarias.
Llenemos de solidaridad el paro y los piquetes
La patronal incumple con los protocolos sanitarios.