07/04/2016 | 1405

Todo el apoyo a los trabajadores del lavadero Belgy

Desde el Partido Obrero de Pergamino nos solidarizamos con los trabajadores de Belgy y llamamos al conjunto de los trabajadores y vecinos de Pergamino a aportar al fondo de lucha
Partido Obrero Pergamino


El conflicto en el Lavadero Belgy, abierto a partir del despido injustificado de un trabajador, ha suscitado un plan de lucha por los trabajadores y un repudio del conjunto de la clase obrera pergaminense. El despido forma parte de una avanzada más general contra el pueblo trabajador que incluye el megatarifazo, las paritarias a la baja y la precarización laboral. Es el ajuste que exigió el capital financiero para acordar el endeudamiento y el arreglo con los Fondos Buitre.


 


Mauricio Davreux, titular del Ministerio de Trabajo en Pergamino, afirmó que en los últimos tres meses fueron más de 400 los despidos en nuestra ciudad, principalmente en la industria textil. Se confirma que el despido de trabajadores estatales precarizados sólo vino a servir de ancla a la totalidad de los trabajadores.


 


La patronal, que argumentó el despido aduciendo que “no se asimilaba con el grupo”, arremete ahora con una nueva extorsión: el cierre de la fabrica, manifestando un virtual vaciamiento de la misma, a costa de los trabajadores.


 


La unidad de la clase obrera se ha convertido en una tarea fundamental en este proceso de ajuste de Macri, los gobernadores e intendentes.


 


Convocamos a todos los sindicatos a pronunciarse contra este ataque al pueblo trabajador, lo mismo que el concejo deliberante.


 


Desde el Partido Obrero de Pergamino nos solidarizamos con los trabajadores de Belgy y llamamos al conjunto de los trabajadores y vecinos de


Pergamino a aportar al fondo de lucha.


 


Contra los despidos y suspensiones, preparemos la huelga general.


 

También te puede interesar:

El traspaso del nosocomio a la órbita de la Provincia no revirtió el vaciamiento, tal como advertimos.
Llevaron sus reclamos al Palacio Municipal y al Concejo Deliberante.
Kicillof y Kreplak no quieren informes de contagios diarios.