01/09/2016 | 1426

Todos por la victoria de los municipales de Coronel Suárez

La Federación tiene que convocar a un paro provincial y a un plan de lucha


Después de veinte días de paro y movilización de los trabajadores municipales de Coronel Suárez, el intendente municipal Roberto Palacio (Cambiemos, ex FpV) no ha dado todavía respuesta al reclamo de cumplimiento del acta firmada el 22 de enero pasado, en la que se volcó el acuerdo de una recomposición salarial en tres cuotas: 10% retroactivo, 10% en abril y 8% en julio.


 


Los trabajadores también reclaman la renovación de todos los contratos, el pase a planta de los contratados, la reapertura de las negociaciones salariales y la firma del nuevo convenio colectivo, tal como había sido acordado para agosto. Piden un 40% para la segunda parte del año y que se cumpla con la disposición de la Ley 14.656 que establece que ningún municipal puede cobrar menos que el salario mínimo vital y móvil. Eso sólo implicaría un 18% de aumento.


 


Ante la negativa del intendente a recibirlos, el Sindicato de Trabajadores Municipales convocó a una nueva movilización por las calles de la ciudad y a una asamblea en las puertas de la Municipalidad, en la que se ratificaron las medidas de fuerza.


 


Los municipales continúan en estado de alerta, movilización y asamblea permanente que ha paralizado servicios como la recolección de residuos y se mantiene el acampe frente al palacio municipal. 


 


De la marcha y el acto participaron los gremios de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo) de las localidades cercanas y en el cierre habló el secretario general, Rubén “Cholo” García. El Fesimubo se movilizó el 18 de agosto a la Casa de la Provincia en la Capital Federal contra la intención del gobierno de María Eugenia Vidal de “fiscalizar” los acuerdos paritarios sobre Convenio Colectivo que se firmen entre sindicatos y municipios. Los mismos que rechazaron la paritaria provincial en nombre de la autonomía de los municipios, ahora pretenden tener la última palabra en materia salarial. 


 


Marcelo Villegas, ministro de Trabajo y ex directivo de Telecom, expresó en un comunicado que pretende ejercer “el control de razonabilidad” pues “las convenciones no pueden tener cláusulas” que “afecten los recursos públicos municipales, y con ello comprometan la prestación de los servicios públicos, pues la función primordial de los municipios es dar servicios públicos a sus vecinos”. Defiende “servicios” que no se prestan o que son altamente deficientes.


 


Sin embargo, el Fesimubo no ha convocado a un paro provincial y a un plan de lucha en defensa del salario, los convenios colectivos y por el triunfo de Coronel Suárez, aunque el cuadro es más que favorable con la irrupción de las huelgas docentes y la agitación creciente en todos los gremios de la provincia.


 


Palacio y la UCR (Cambiemos) atacan a los trabajadores con el respaldo de la patronal, en particular de la Sociedad Rural. El resto de los bloques del Concejo Deliberante está en un silencio cómplice. El FR se destaca proponiendo privatizar el servicio de recolección con la indisimulada intención de golpear a futuras huelgas.


 


Estado, gobierno, partidos y entidades patronales son la santa alianza contra el salario y el Convenio. La burocracia les cuida las espaldas y maniobra. Los trabajadores tenemos que sacar las conclusiones y apoyar a fondo esta lucha. Hagamos asambleas en todos los municipios para votar la solidaridad activa con Coronel Suárez, el paro provincial y un congreso de delegados con mandato que organice el plan de lucha provincial por el salario y el Convenio Colectivo. 

También te puede interesar: