01/06/2021

Trabajadores de refinerías petroleras paran por el salario

Es por tiempo indeterminado y reclaman saldos adeudados del 2020 y actualización salarial.

Desde las 00 horas de este martes 1° de junio, los trabajadores petroleros de refinerías privadas, nucleados en  la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles (FASiPeGyBio), lanzaron un paro por tiempo indeterminado en reclamo por la cláusula de revisión 2020 y las paritarias 2021/22.

Desde la FASiPeGyBio difundieron un comunicado que denuncia que las patronales se niegan a cubrir la diferencia entre la inflación y la paritaria 2020, y que plantean posponer los aumentos hasta enero del 2022, para lo cual solo ofrecieron un 15%, con lo que se consolidaría una pérdida importante del poder adquisitivo de los trabajadores.

La medida de acción alcanza a las refinerías petroleras de todo el país, menos YPF, y su extensión y profundidad podría poner en riesgo el abastecimiento de combustibles, de prosperar la intransigencia patronal.

Sube el combustible pero postergan los salarios

Si bien los trabajadores vienen de obtener un aumento del 30% por “revisión salarial” –tras la amenaza de medidas de lucha-, retroactivo al 1° de abril, el sector viene siguiendo la inflación y los aumentos con precarios y escasos “acuerdos de revisión”, a la rastra de la suba de precios y con una paritaria más que postergada, que ha sido sustituida por algún que otro “parche salarial”.

Por este mecanismos, las grandes patronales del rubro, cómo la multinacional Shell, llevan ganado un año de salarios postergados. Con la excusa de actualizaciones posteriores estarían configurando una disminución del poder adquisitivo real de los trabajadores: en definitiva, son los trabajadores quienes financian a las patronales.

En el mientras tanto los combustibles han tenido subas casi mensuales desde agosto del 2020, acumulando alrededor de un 60% de aumento, en medio de la pandemia y las dificultades económicas que afronta la población trabajadora. Es decir que estas patronales han embolsado ganancias millonarias, valiéndose de la pandemia y de la pasividad de la burocracia sindical para imponer su política.

Para nada se trata de un sector en crisis. Raízen, licitataria del Shell en Argentina, anunció a fines del 2020 inversiones en el país por u$s 715 millones hasta 2023, incluyendo la ampliación de su planta refinadora en Dock Sud, hoy paralizada por los trabajadores.

Revisión y paritarias libres

La medida resuelta aparece como una necesidad imperiosa ante la avanzada patronal, sin embargo es resultado de una situación que se ha dilatado durante largos meses y que no está exenta de nuevas manipulaciones, como el levantamiento prematuro por medio de una conciliación obligatoria o “consensuada”.

El conflicto iniciado debe ser la oportunidad para abrir una deliberación entre los trabajadores para fortalecer el paro y garantizar su continuidad, hasta lograr la recomposición económica y un mecanismo, como la cláusula gatillo, que actualice los salarios según la inflación.

Este camino debe instar a una organización independiente de los trabajadores para sortear los métodos de la burocracia sindical, que actúa en el movimiento obrero como agente de las patronales.

En esta nota

También te puede interesar:

Diputados y senadores tendrán un aumento del 40% en sus dietas de privilegio, pero lo considera insuficiente.
La petrolera de Bulgheroni despliega su poderío mediático para invisibilizar sus responsabilidades
Vamos por un plan de lucha en toda la Municipalidad
Organizar el rechazo al 34%, con coordinación, nuevas acciones de lucha, asambleas y autoconvocatorias.