20/03/2003 | 793

Trabajadores y vecinos marchan al Concejo Deliberante

La empresa que se presenta como la propietaria de las máquinas y el predio de la ex fábrica de pastas de Sasetru, acaba de ponerse al día con el Municipio abonándole al contado la totalidad de la deuda atrasada de varios centenares de miles de pesos, en concepto de impuestos municipales. La «reaparición» de esta empresa fantasma (un satélite de Molinos Río de la Plata) se produce en momentos en que estábamos en los umbrales de la sanción de la expropiación de la maquinaria por parte del Concejo Deliberante del distrito.


Es así que ahora aparecen nuevas exigencias «técnicas» para aprobar el proyecto. La Intendencia plantea la necesidad de un relevamiento técnico de la planta y la visita del director de Producción del Municipio. A la par de ello, reclama documentación adicional.


Las exigencias «técnicas» no son más que la pantalla para dilatar una definición.


Está claro que el grupo capitalista que reivindica la titularidad de los bienes, está operando activamente para recuperar la planta. Pero este pulpo no tiene el menor interés en reabrir la fábrica ni ponerla nuevamente a producir. La «regularización» de la deuda impositiva que mantiene desde hace décadas apunta a cerrarle el paso a los trabajadores y vecinos que sí están dispuestos a hacerlo y que están dando todos los pasos prácticos para concretarlo.


El problema sigue planteado en los mismos términos. El paso dado por esta corporación capitalista no altera ni un ápice la cuestión de fondo. Bajo sus actuales dueños, el predio seguirá abandonado y ocioso, la maquinaria desperdiciada y el establecimiento inactivo. A lo sumo, el predio podría servir para alguna operación inmobiliaria y las maquinarias serán vendidas como chatarra a precio de remate. La salida patronal, en síntesis, significa perpetuar la situación actual. No está de más recordar que, en su momento, este aparente satélite de Molinos compró la fábrica simplemente para evitar que la capturara alguna empresa rival y saliera a hacerle competencia.


La única perspectiva positiva es la que encarnan los trabajadores, quienes se proponen crear una fuente de producción, aprovechando los recursos disponibles en la planta.


La asamblea general de los compañeros que ocupan Sasetru ha resuelto intensificar la movilización hasta doblegar a la patronal. Esta campaña contempla una amplia agitación en las barriadas de Avellaneda, la denuncia de la presión patronal y la defensa de la ocupación. Culminará con una marcha al Concejo Deliberante de Avellaneda para exigir un rápido tratamiento y sanción de la expropiación de la fábrica, proyecto que fue presentado hace varias semanas. La ocupación de Sasetru, como lo señalaron distintos compañeros que intervienen en esta lucha, «ha conquistado el corazón de los humildes, se ha transformado en una causa inmensamente popular. Si quieren desalojar Sasetru, van a tener que pasar por encima de todo un pueblo».


Mientras se prepara la marcha multitudinaria al Concejo Deliberante, se continúa sin pausa y a todo ritmo con el reacondicionamiento de la planta. Completados los trabajos preliminares, la Asamblea votó un plan que contempla un segunda etapa de trabajos ya más ambiciosos en todas las áreas. En materia de electricidad, el plan incluye el armado y colocación del tablero general de una de las líneas de producción, de bombas de agua, mantenimiento y puesta en funcionamiento de compresores, limpieza de tableros y motores.


En materia de mecánica, el armado de bombas de aguas y cañerías de alimentación general de planta, mantenimiento y prueba de bombas de harina. En el área de limpieza y perimetral a la planta, se comenzará con la limpieza de la parte superior del establecimiento y sótanos, depósitos de laboratorio y cuarto de compresores, así como la continuación de los trabajos para entrada de vehículos, arreglo de cloacas y limpieza exterior del predio.


Se ha mantenido una reunión con el ministro de Producción de la provincia, Mariano West, y sus secretarios, reclamando el respaldo económico al proyecto, en especial para la compra de una caldera, cuyas especificaciones técnicas fueron elevadas, así como la solicitud de que «Sasetru gestión obrera» sea considerada por la Gobernación como proveedor privilegiado de la provincia. A la par de ello, se está tramitando la colaboración del Municipio, en particular, en la asistencia con maquinarias de mayor porte para acelerar la limpieza y el acondicionamiento del parque que rodea la fábrica.


Para ganar esta guerra, la batalla por Sasetru se viene dando simultáneamente en todos los planos.