10/03/2021
En plena pandemia

Tres de Febrero: trabajadores de la Clínica San Andrés movilizaron a la intendencia por la reapertura

El intendente Diego Valenzuela y el gobernador Axel Kicillof no dan respuestas.

Los trabajadores y trabajadoras de la Clínica San Andrés de Tres de Febrero se movilizaron contra el cierre de su fuente de trabajo. Una enorme columna, nutrida de trabajadores, vecinos y usuarios, acompañados por organizaciones políticas y sociales como el Polo Obrero y el Partido Obrero, recorrió el centro de Caseros y se dirigió hacia la Municipalidad para llevar un pliego de reivindicaciones para la reapertura de la clínica y la defensa de todos los puestos de trabajo.

Una vez que la movilización llegó a la sede del gobierno municipal los trabajadores fueron recibidos por funcionarios a quienes expresaron sus demandas, pero el intendente Diego Valenzuela sigue sin atenderlos tras un mes de lucha. Hace semanas que no obtienen ninguna respuesta de las autoridades distritales ni provinciales a su situación. Cuando la salud debería ser la prioridad, en medio de la pandemia, oficialismo y oposición desoyen los reclamos más sentidos de la población.

Cabe destacar que ante el cierre 18.000 afiliados de Pami que eran atendidos allí están siendo derivados a hospitales, que se encuentran con un nuevo flujo de pacientes para el cual no dan abasto. Es así que muchos son derivados de un lugar a otro sin respuestas, expuestos a demoras en la atención que afecta gravemente su estado.

Desde la Municipalidad se comprometieron a interceder con PAMI para que los trabajadores cobren el salario de enero, solicitar al Anses la asignación familiar, reforzar la mercadería para la ocupación de la clínica, garantizar micros cuando se movilicen a La Plata, y una nueva reunión el lunes próximo. Pero estas promesas, arrancadas con la movilización, no se condicen con la urgencia de la situación de los trabajadores ni de la atención requerida por los afiliados de Pami.

La jornada dejó claro que la vía de la acción y la lucha es la única que puede doblegar este intento criminal de cerrar una clínica en medio de la pandemia. El intendente Valenzuela y el gobernador Axel Kicillof son responsables de esta situación, y lo demuestran con su falta de respuestas. Los que ocuparon la primera línea de batalla contra el coronavirus, perdieron compañeros y fueron declarados esenciales, hoy son siendo ignorados y abandonados a su suerte.

Rodear de solidaridad esta lucha, apoyando cada iniciativa y la propia ocupación, es una tarea de primer orden en defensa de toda la población del distrito. Ahora movilizarán el viernes 12 al Ministerio de Trabajo, y el próximo lunes a la reunión con el municipio. Desde el Partido Obrero y el Polo Obrero estaremos acompañando esta lucha con la convicción de que si ganan lxs trabajadorxs de la clínica San Andrés será un triunfo popular contra el ajuste fondomonetarista a la salud, el trabajo y la educación.

No al cierre de la clínica San Andrés. Defendamos los puestos de trabajo y la salud de los vecinos. Exigimos la apertura de los libros de la empresa y su estatización bajo control de los trabajadores.