11/04/2021

Tucumán: justicia para el obrero Enzo Orellana

Un trabajador de la construcción víctima de la precarización laboral.

En la tarde del viernes se realizó en Tucumán la primera marcha exigiendo justicia por Enzo Orellana,  a la cual se sumaron otros familiares de víctimas de casos impunes, que en la provincia abundan. La concentración se produjo en una obra abandonada al frente mismo de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, donde Enzo sufrió el accidente en el que perdió la vida. Desde allí una columna de más de 500 personas marchó a Casa de Gobierno exigiendo justicia.

Enzo era un obrero de la construcción empleado por una tercerizado de una de las constructoras más grandes de la provincia, la empresa Galindo. Esta constructora tiene a su cargo edificios, demoliciones, obras varias  y jugosos contratos con el Estado provincial. Como es norma en la construcción en todo el país, una gran cantidad de trabajos se terceriza, esto le permite a Galindo – y a otras constructoras- no hacerse cargo de la ART, seguros de trabajo especiales, aportes y demás costos que tienen los trabajadores. Galindo contrata obreros a través de empresas fantasma como la involucrada en este caso, la de los hermanos Ruiz Naranjo.

Cuando ocurrió el accidente Enzo fue obligado a subir a una antena de más de 20 metros de alto sin ninguna protección. Los capataces presentes le ordenaron subir a la antena para desmontarla o de lo contrario lo mandaban a la casa, lo despedían. La antena no soportó el peso del trabajador y allí ocurrió el incidente. Las medidas necesarias para cuidar a un trabajador en este tipo de tareas de alto riesgo estaban totalmente ausentes.

Enzo, como muchos jóvenes de la provincia, no tienen dónde trabajar. La desocupación en Tucumán es abrumadora, sobre todo entre los jóvenes y aún peor dentro de las mujeres jóvenes. Los trabajadores en general y especialmente en la construcción son obligados a trabajar en negro y bajo pésimas condiciones de seguridad. La construcción es el emporio de la tercerización y la precarización laboral.

Exigimos justicia para Enzo Orellana, el castigo a los responsables: la empresa Galindo, la de los hermanos Ruiz Naranjo y el gobierno provincial.