24/09/2020

Tucumán: la lucha del Citrus continúa

Impulsemos asambleas en los lugares de trabajo.

El martes 22 se realizó una nueva movilización a casa de gobierno para exigirle a Manzur el pago de un interzafra de $17.000.La encargada de recibirlos, como ya es habitual, fue la ministra Carolina Vargas Aignasse, quien no dio ninguna respuesta concreta.

En tiempos del macrismo, la misma ministra decía que no podían hacer nada porque gobernaba Cambiemos, o sea, se lavaba las manos condenando a los trabajadores a intentar sobrevivir con miserables $2.300. Hoy los “nacionales y populares” no dan respuesta a los trabajadores que le pusieron el cuerpo a la producción citrícola y siguen siendo “esencialmente” explotados.

Respuesta para los patrones

Manzur viaja una vez cada 20 días a Buenos Aires y se reúne con Fernández y/o alguien de su gabinete. Está claro que no es vocero de las necesidades de los que viven de su trabajo, es decir: no denuncia como avanza el hambre en nuestra provincia, como cada vez hay menos posibilidades de trabajo y como se encarece todo día a día (por la permanente devaluación y su consecuente inflación). Por el contrario, saluda las medidas de ajuste sobre los trabajadores y los jubilados mientras anuncia (foto mediante) millonarias sumas que como es sabido, se perderán en alguna valija. Manzur no dijo ni una palabra y mucho menos hizo algo para revertir la tremenda situación que viven las familias que dependen de la actividad citrícola. Ya pasaron dos meses de petitorios, cortes de ruta, movilizaciones, promesa tras promesa, pero nada. El contraste es claro, al mismo tiempo, las grandes patronales exportadoras de limón obtienen múltiples beneficios: cobran al día los reembolsos de exportación, los reintegros de IVA, renuevan sus exclusiones impositivas y mantienen un stock de jugos, aceite y cáscara que cotizan en moneda extranjera, tienen cobertura asegurada.

La burocracia y los trabajadores rurales

El burócrata sindical Ricardo Ferreyra, (quien se mantuvo en la dirección después de un fraude escandaloso, censura de delegados, tiros, etc.), nuevamente intentó frenar la movilización programada. En el marco de la tregua que mantienen las grandes centrales obreras (CGT/CTA) en todo el país, en este caso la dirección provincial de Uatre, un día antes sembró el rumor que el gobierno había otorgado un plan de 7 mil y una tarjeta alimentaria de $3 mil. Pero fue desoído por los trabajadores que decidieron salir igualmente a luchar. Si esto es cierto, sería un logro parcial pero que de ningún modo debe frenar el plan de lucha. El plan interzafra de $17.000 por seis meses, para todos los que trabajaron por lo menos un mes, es irrenunciable. El gobierno pretende dejar afuera a más de 10 mil trabajadores que no cumplirían con el requisito de haber trabajado durante 3 meses o que lo hicieron en negro para acceder al plan, algo que es mayormente criminal con la realidad que expone la pandemia. Por supuesto cuenta con el apoyo incondicional del millonario Ramón Ayala (secretario general de UATRE) y Ferreyra que acuerdan año tras año, con Macri o Fernández, paritarias a la baja.

Un espejo donde mirar: fuera la burocracia sindical

Recientemente los trabajadores del neumático (SUTNA), cerraron la mejor paritaria del país con 37% de aumento y bono de $7 mil para fin de año. Lo hicieron porque cuentan con una dirección clasista que defiende los intereses de sus trabajadores y no los vende. Al contrario de lo que hace “Remache” Ferreyra, la dirección combativa y antiburocrática del sindicato se puso a la cabeza de las asambleas, movilizaciones y piquetes.

Los trabajadores de la fruta en Villa Regina-Rio Negro se organizan desde hace meses por el pago de la zona desfavorable enfrentando la política de contención de la burocracia sindical.

La organización independiente del Estado es el camino para avanzar en cada lucha: impulsemos asambleas en los barrios y en los lugares de trabajo para definir como continuar el plan de lucha contra el acuerdo que tienen la patronal, el gobierno y la mafiosa burocracia sindical.

También te puede interesar:

No la dejaron entrar a su provincia luego de un tratamiento oncológico en Tucumán.
Más de 900 personas colmaron la Plaza Yirigoyen.
La movilización popular contra los jueces, fiscales y funcionarios que abandonan a las mujeres a su suerte es una obligación para todas las organizaciones que se consideren del campo popular.
Mediante una carta documento teledirigida busca colocar un bozal legal, una maniobra en defensa de la patronal.
La docente había presentado 12 causas penales y una civil.
Un nuevo caso que pone en la mira a la justicia tucumana.