Sindicales

1/11/2007

|
1015

Último momento: Otra brutal represión a los trabajadores

No pueden quebrar la lucha del puerto de Mar del Plata

La prefectura nuevamente gaseó y apaleó una movilización de los trabajadores del puerto, con un saldo de tres trabajadores heridos. El paro con movilización había sido convocado por los trabajadores que ocupan la sede sindical del Soip y reclaman la registración laboral. A este reclamo le han sumado el del pago inmediato de una garantía horaria ante la baja de la pesca producida por la enorme depredación del recurso por las patronales.


La movilización de los obreros armó un piquete que bloqueaba el movimiento de la entrada del puerto que fue ferozmente reprimido por los gendarmes. Las patronales han reclamado largamente la represión de estos bloqueos que perjudican sus negocios y los movimientos de los contenedores. La patronal termina por acusar a los propios damnificados de esta crisis, los trabajadores.


La dirección del gremio desalojada por los luchadores del local sindical trabaja intensamente para que los ocupados no se adhieran a la lucha y a los piquetes de los trabajadores en negro. Esta dirección anunció que han dado “todos los pasos legales”…, pero no para defender a estos trabajadores condenados al hambre sino para que los huelguistas sean desalojados por la fuerza de la sede sindical. Sólo por este motivo debían ser expulsados para siempre de la dirección del Soip.


Los trabajadores de la pesca lentamente se van acercando a una conclusión respecto al conflicto. Hay que arrancarle a las patronales y al Estado el pago inmediato de tres meses de garantía horaria para que impedir que desangren el conflicto mediante el hambre, mientras seguimos la pelea por la registración y por terminar definitivamente con la mano de obra barata que han obtenido las patronales con las coopetruchas, el trabajo en negro, en semi-blanco o con convenios basura apañados por la dirección del Soip.


Hay que apoyar con todo la movilización que los huelguistas han convocado en repudio de la represión levantando más que nunca el juicio y castigo de los responsables físicos e intelectuales de la represión, la registración laboral y el pago de la garantía horaria inmediata de para todos los afectados.