Sindicales

24/3/2007

|
985

Un mes de huelga en Perfil

"Periodismo puro", las pelotas


El miércoles 28 los trabajadores de Editorial Perfil ingresaron en su trigésimo día de huelga, una semana más que la lucha de 2002, cuando los trabajadores vencieron los intentos de Jorge Fontevecchia de suprimir la vigencia del Estatuto del Periodista y despedir a 250 trabajadores.


 


Una semana antes, los 23 días de huelga se habían celebrado a las puertas del edificio de la editorial con un almuerzo “a pan y agua”. La ironía se transformó en una movilización imponente con más de 200 compañeros, comisiones internas del gremio, los compañeros del Indec en lucha contra la intervención, el Centro de Estudiantes de la Facultad de Sociales, la Fuba, la Agrupación Naranja de Prensa, de Radio Nacional en Lucha y muchas otras organizaciones y personalidades, que se solidarizaron de una u otra manera.


 


Se trató de una jornada clave, un punto de inflexión.


 


“Periodismo puro”, las pelotas.


 


El reclamo sindical se mantiene: aumento inmediato de 500 pesos para todos y 1.500 pesos de básico. La empresa insiste en dar el aumento a rodajas finas y con vistas a completarlo en 2008, mientras nosotros exigimos aumento ya.


 


Cuando el lunes 19, el Ministerio de Trabajo pasó la discusión salarial para la semana siguiente, aprovechamos esos días para acumular fuerzas: explicamos piso por piso las razones de nuestra medida, de manera que no quedara nadie sin comprender los fundamentos de la exigencia de aumento, pese a las lágrimas de cocodrilo que derrama Fontevecchia en defensa de su caja chica.


 


Los resultados de esas actividades se dejaron ver enseguida: cada vez más compañeros asisten a la Asamblea de Trabajadores de Perfil.


 


La medida de fuerza, comenzada el 27 de febrero, se mantiene firme a pesar de las apretadas, los silencios y los rumores maliciosos que buscan “demonizar” a quienes sostenemos el reclamo salarial.


 


Además, no estamos solos: en La Nación, El Cronista e Infobae las patronales se vieron obligadas a dar aumentos similares a los que reclamamos, cosa que no puede menos que incentivar una lucha que no podemos sino ganar.


 


 


 


*En base a informes de la Comisión Gremial Interna de Editorial Perfil, Diario Perfil y Perfil.com y la Lista Naranja de Prensa