13/04/2000 | 662

Victoria en el cordón de San Lorenzo

La patronal de la Panificadora San Roque, afectada por la crisis del mercado y un intento de inserción en el Mercosur, ha entrado en convocatoria de acreedores por deudas impagas y los intereses leoninos que le cobran los bancos por girar en descubierto.


Frente a la decisión judicial de dar curso al pedido de embargo del Banco Bisel (acreedor-prendario privilegiado), solamente pudieron llevarse dos vehículos porque los obreros (45 en total) reaccionaron tomando la fábrica e impidiendo que se consumara la incautación del resto de vehículos y de las máquinas.


La intervención de la CGT San Lorenzo fue decisiva para organizar la lucha.


Esa misma noche, con la fábrica ocupada, se armó rápidamente para la mañana siguiente (jueves 6) una marcha por la ruta 11, desde el Barrio Bouchard hada el juzgado interviniente de la doctora Pasquínelli. Luego marchamos hasta la sede del Banco Bisel, al que ‘decoramos’ con varias docenas de huevos.


La jueza (comentaron oficiosamente), presa de un ataque de pánico, no quiso recibir a la CGT y delegados panaderos, pero la Secretaría de la Producción Municipal hizo de intermediario intentando demostrar vanamente que ellos habían conseguido 90 días hábiles de prorroga al embargo, procediendo la jueza a devolver los dos vehículos.


De aquí en más queda por delante un camino difícil pero posible: resguardar la fuente de trabajo para las familias de los obreros, de control obrero de la producción y las de la empresa, que está siendo presa de la vorágine capitalista, y en última instancia su municipalización.

En esta nota

También te puede interesar: