Sindicales

18/12/2014

|
1345

Victoria en Lear: la lucha no concluyó


El martes 16 de diciembre, la sala diez de la Cámara de Apelaciones del Trabajo ha dictado un fallo que obliga a la patronal de Lear a reincorporar a 28 despedidos que mantuvieron su firma en un recurso judicial. El fallo señala que la patronal no acudió al recurso preventivo de crisis para justificar las cesantías masivas e insta al Ministerio de Trabajo a llevar adelante el recurso de crisis, y mientras tanto, reincorporar a los 28 despedidos. El fallo no abarca a los compañeros que se retiraron como denunciantes, por consejo de los abogados del conflicto, luego de solicitar sus indemnizaciones. En un principio, habían sido 35 los despedidos que iniciaron el pedido de cautelar, medida que en primera instancia, había sido rechazada.


 


 La clase obrera ha logrado en los estrados judiciales  una resolución que ayuda a una lucha que no pudo ganar en el lugar de trabajo, esto luego de casi siete meses de lucha y brutales represiones. No es la primera vez que ocurre, como lo demuestran las reincorporaciones de delegados no reconocidos por las patronales e incluso por las burocracias de los sindicatos y, de hecho, lo que ocurrió en la propia Lear. Es evidente que hay una crisis del régimen político, que se manifiesta en contradicciones entre el poder político y el judicial. Pero el aprovechamiento de estas contradicciones solamente es posible cuando el reclamo y la lucha continúan.


 


 El Ministerio de Trabajo en ninguna ocasión se pronunció por la reinstalación de todos los despedidos ni siquiera forzó a la empresa a pasar por el preventivo de crisis para justificar los despidos. Al mismo tiempo, las fuerzas represivas del Estado estuvieron siempre protegiendo los intereses patronales. La burocracia de Smata destituyó a los delegados combativos en forma arbitraria. La lucha por el reconocimiento de los delegados democráticamente electos continúa: en la Justicia, en la planta y en el sindicato. Este paso refuerza al movimiento de lucha.


 


 El argumento judicial que ordena la reinstalación de los compañeros es netamente patronal, porque reclama la aplicación de los recursos preventivos de crisis por parte de las patronales y del Estado.


 


El gobierno nacional ha habilitado centenares de recursos preventivos de crisis a pedido de las patronales, esto para “legalizar” los despidos masivos. Los trabajadores deberemos defender nuestro derecho al trabajo, especialmente contra estos recursos preventivos.


 


 Este fallo es un golpe a la patronal de Lear, a la que deberemos forzar a que lo cumpla. A partir de este fallo, el Ministerio de Trabajo y la patronal, que han actuado en común durante siete meses, intentarán maniobrar cumplimentando el trámite del preventivo de crisis, para no reincorporar. 


 


Ninguna confianza en el poder judicial de las patronales, sino en la lucha que arrancó este fallo contra los intereses de la patronal de Lear.


 


Viva la lucha de Lear y de todos los trabajadores que resisten ser víctimas de la crisis capitalista.