05/09/2002 | 770

Villa 1-1-14: es necesario un plan de lucha

Hace 2 años y medio los vecinos de la Villa 1-11-14, con una firme lucha que incluyó cortes de calles, movilizaciones y huelgas de hambre, lograron que el Gobierno de la Ciudad reconociera su cuerpo de delegados formado para buscar soluciones a los problemas habitacionales más urgentes de la Villa (luz, cloacas, materiales para las casas más precarias, etc.), y principalmente para intervenir en el proceso de urbanización garantizando que todos los vecinos fueran contemplados en el mismo. En todo este tiempo sólo se construyeron unos 700 departamentos para las más de 6.000 familias de la Villa, de los cuales se entregaron aproximadamente la mitad. Los otros son retenidos con diferentes argumentos, siendo el principal que las empresas contratistas, por estar en «casi quiebra» (según la definición de un funcionario de la CMV), no pueden reponer los calefones, inodoros, puertas y ventanas, entre otros elementos, que fueron robados de los edificios, pese a la custodia policial que paga la misma CMV.


Las obras que tendrían que haber empezado para la construcción de nuevos departamentos están paradas; para la mayoría de los departamentos sin adjudicación, aún no se ha abierto la inscripción; otro tanto todavía no fueron sorteados; a varios adjudicatarios no les entregaron las escrituras, con lo cual no pueden mudarse a sus departamentos. En las escrituras no hay ninguna cláusula que contemple la situación de los desocupados, y existe la posibilidad de que la deuda pase a algún banco, con lo cual se abre la puerta a las ejecuciones y desalojos de las viviendas.


El gobierno, que para avanzar en las obras y en la entrega de los departamentos se toma su tiempo, está apurado en «liberar manzanas» (demoler casas), pese a no garantizar que todas las familias de esas manzanas tendrán una vivienda. Plantean que los departamentos que están para sortear son de 2 y 3 ambientes, y que las familias afectadas por «la liberación de las manzanas» compuestas por 2 personas no pueden acceder a ellos; sin embargo, consienten que familias de 6 personas habiten 2 ambientes; de forma tal que la política social de viviendas que debería elevar el nivel de vida de los trabajadores de la Villa, promueve su hacinamiento. En este marco, los delegados promovieron reuniones con todos los legisladores de la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña. En la reunión con Altamira quedó claro que para garantizar que los departamentos sean entregados a los vecinos de la Villa y se avance en las obras no se puede confiar en la «mesa participativa» donde mes a mes, durante 2 años y medio los funcionarios tomaron compromisos que luego no cumplieron, y que es necesario poner en pie en forma urgente un plan de lucha que incluya a todos los vecinos.


La situación de la vivienda en la villa 1-11-14 es una muestra más de la bancarrota de este gobierno, d e su incapacidad para satisfacer una de las necesidades más básicas de los trabajadores: tener una vivienda propia.


El Partido Obrero plantea:


• Que no se «libere» ninguna manzana hasta que cada vecino que la integra tenga una vivienda.


• Entrega inmediata de los departamentos.


• Que comiencen ya las obras de los nuevos departamentos, con mano de obra de la Villa y con un salario mínimo de 600 pesos por 8 horas de trabajo.


• Que las cuotas no superen el 15% del ingreso familiar y que se suspenda su cobro en caso de desocupación.


• Reconocimiento económico de lo construido y del terreno ocupado.


• Expropiación de terrenos para continuar la construcción.


• ¡Fuera Ibarra!


• Por una Asamblea Popular Constituyente a través de la cual los trabajadores garanticemos nuestro trabajo, salud, educación y vivienda.

También te puede interesar:

La marcha cuestionó el ajuste de quienes gobiernan, fue impulsada por el Polo Obrero y otras organizaciones del Frente de Lucha.
En el marco de la jornada nacional de lucha del Frente Nacional Piquetero.
Más de 10 mil compañeros y compañeras reclamaron por trabajo genuino, aumento de los programas, vivienda y alimento para los comedores.
La jornada piquetera se expresó en las principales ciudades del territorio nacional.