28/09/2000 | 682

Reciban ustedes el saludo solidario y fraternal de los trabajadores del taxímetro de Montevideo. Esta asamblea tiene para nosotros una importancia extraordinaria, porque nos permite conocer de primera mano, de trabajador a trabajador, las múltiples peleas que los trabajadores argentinos están desarrollando. Porque los planteos que hoy ustedes hacen aquí son idénticos a los que haría cualquier trabajador en Uruguay, y esto confirma inequívocamente la necesidad de pelear en conjunto, porque no hay fronteras para la lucha de clases.


Vinimos a esta tribuna a acompañar a los trabajadores de Adeom, a expresar nuestra activa solidaridad con el conflicto más importante de la clase obrera uruguaya en los últimos años, donde los trabajadores municipales nos han dado a todos una lección de coraje y dignidad, levantando en alto las banderas de la independencia de clase. No confundiendo al patrón por la bandera que use ni porque aparezca travestido con disfraces de izquierda.


En el Uruguay, la reforma laboral es un proceso gradual y sistemático de pérdida de conquistas, de ofensiva salvaje del capital contra el trabajo. En el taxímetro se extiende sin límites la jornada laboral, se ata el salario a la producción, se violan normas elementales de seguridad, no se respetan acuerdos firmados con la organización sindical.


También para denunciar a la burocracia tenemos que juntarnos con los trabajadores argentinos, porque la burocracia adquiere características internacionales. En nuestro país crece una horda de dirigentes sindicales que apuestan a la conciliación de clases, a la transa, al acuerdo y no a la lucha. Contra eso creemos imprescindible desarrollar un polo clasista, antiburocrático, naturalmente combativo y anticapitalista, que integre a los trabajadores en un frente común de lucha, convencidos de que sólo unificando la pelea podemos encontrar alternativas.


No hay alternativa que no pase por la unificación, por el desarrollo de peleas comunes, por levantar en alto la bandera del internacionalismo, por hacer de cada conflicto un conflicto de todos los trabajadores. Y como decimos con los municipales de Montevideo, sólo son vencidos los que dejan de luchar. Arriba los que luchan, y gracias.

También te puede interesar:

Demostró lo bajo de los aportes patronales, y que su reducción solo implicaría un golpe a las jubilaciones y la salud.
El 30 a colmar Plaza de Mayo para establecer una salida de los trabajadores. Escribe Eduardo Salas.
Extraordinario incremento de la explotación de la fuerza de trabajo.
Campaña de denuncias truchas armadas por Juntos x el Cambio y el oficialismo..
Borra las categorías y la carrera bancaria, habilita la contratación basura.
Será este miércoles 20 de octubre. Una jornada de lucha contra el avance de la flexibilización y la reforma laboral.