Sindicales

11/2/2022

Wasiejko se cuelga del bono Bridgestone para ocultar su rol patronal y ajustador

A propósito del bono de $730.000 conquistado por el Sutna clasista.

El “Bono Bridgestone”, una conquista del Sindicato del Neumático (Sutna), impactó en todo el movimiento obrero y tiene trascendencia nacional. Los más de $730.000 a cobrar por “ganancias” contrastan con las entregas reiteradas del fracasado Pedro Wasiejko, ex secretario general del gremio y mano derecha de Hugo Yasky. Esta importante conquista es parte de otras que se fueron imponiendo desde la recuperación del Sutna para los trabajadores en el 2016, y después del nuevo triunfo arrollador de la Lista Negra que encabeza Alejandro Crespo, el año pasado.

En los últimos quince años, y durante el mandato de Wasiejko y la burocracia ceteísta, el bono sólo se cobró en dos oportunidades y con montos irrisorios, una farsa que realza la magnitud de lo obtenido en un gremio industrial conducido por el clasismo, donde los salarios le vienen ganando a la inflación y superan en promedio la canasta familiar. La noticia del bono “recuperado” por el Sutna corrió como reguero de pólvora, y sirve como recordatorio del derrotero del derrotado Wasiejko, hoy en su rol de presidente-patrón del Astillero Río Santiago, designado por Axel Kicillof.

El patronal dirigente de la CTA de los “Trabajadores” es una de las cabezas del Frente Grande que conduce en la provincia el intendente Mario Secco, y debutó en la presidencia del astillero promoviendo la conversión del ARS en una sociedad anónima (privatización), con injerencia directa del capital, cotizando en bolsa. El oscuro personaje acusó de “faltadores seriales”, en su asunción, a los trabajadores del astillero que enfrentaron el cierre de la fábrica bajo el macrismo, al peor estilo de María Eugenia Vidal. Resumiendo: Pedro Wasiejko es un agente de la privatización, la reforma laboral y un saboteador del Astillero Río Santiago estatal.

Contrastando con el bono de $730.000 anunciado por el Sutna, y la lucha de los obreros del neumático, que impidió con la dirección sindical antiburocrática a la cabeza el avance de la flexibilización laboral, la “gestión Wasiejko” en el Astillero Río Santiago cerró, por cuenta de la burocracia de ATE Ensenada y Provincia, enroladas en la otra CTA, una paritaria sectorial por debajo de la inflación acumulada en el 2021, superior al 50%. En su momento, burócratas, “nacionales y populares” y el presidente-patrón presentaron esta paritaria como una “recomposición”, aludiendo a las cuotas del 7% en octubre a cobrar en noviembre, y del 4, 5% en noviembre a ser percibido en diciembre. Con estos “tramos” la paritaria del astillero cerró casi cinco puntos por debajo de la inflación, consolidando la pérdida de la capacidad adquisitiva del salario. El acuerdo paritario (sin asamblea general) incluyó una devolución también en cuotas del llamado ítem por “eficiencia”, arrebatado por Vidal y Macri.

El acuerdo paritario en el Sutna, por el contrario, fue sometido a la aprobación masiva de los trabajadores en las fábricas. Como ocurre con la “reapertura” de todas las paritarias en el Estado bonaerense, también la del Astillero Río Santiago pasó a cuarto intermedio, sometida a la auditoría y ajuste del entendimiento con el FMI, y del “canje” de Kicillof con los bonistas buitres de la provincia de Buenos Aires.

El Presupuesto Provincial 2022 -votado por el Frente de Todos y Juntos por el Cambio-, la declaración a favor de la Sociedad de Estado para el ARS, sancionada también sin grieta por la oposición de derecha en la Cámara de Diputados de la Legislatura bonaerense y el apoyo público del gobernador al “entendimiento” con el FMI y el pacto colonial son todas pistolas en la nuca de los trabajadores del astillero, y otro freno a la reactivación de la fábrica, que sigue prácticamente parada.

Como funcionario del gobierno, Wasiejko es también responsable de los trabajos desviados a otros astilleros privados o semiprivados, en perjuicio del ARS. Al igual que Mario Secco, Wasiejko reivindica el acuerdo con el Fondo para “evitar la catástrofe”. La pretensión de Wasiejko de adjudicarse los méritos por el “bono ganancias” para Bridgestone, por el que nunca peleó cuando estuvo al frente del sindicato encubriendo a las patronales que lo burlaban, es una impostura y un fraude. Wasiejko posa para la foto mientras boicotea al Astillero Río Santiago y se las ve en figurillas para que avance la Sociedad Anónima o de Estado por la resistencia de los trabajadores.

La asociación entre las dos burocracias, la que representa Wasiejko en nombre de Kicillof y Yasky, y las de ATE y la CTA “Autónoma”, llevan el sello de las políticas de ajuste del gobierno provincial y nacional, y de las presiones capitalistas contra el astillero estatal. Este 2022 deben hacerse las elecciones de delegados en la fábrica, en lo que será otra batalla fundamental por la independencia del cuerpo de delegados frente al gobierno. La subordinación a Kicillof y al intendente Mario Secco -abierto sponsor del apoyo al acuerdo con el FMI- es incompatible con la defensa del astillero. La gran conquista que representa el cobro del bono, haciendo cumplir lo que se evadía, es de interés de todo el movimiento obrero.

Tribuna Estatal de Astillero Río Santiago se prepara para las próximas elecciones, todavía sin fecha, como parte de la lucha por la democracia sindical contra la estatización de los sindicatos, y para superar a un peronismo fondomonetarista y ajustador. La ausencia de ATE Provincia de la marcha del 8 dejó nuevamente en claro su dependencia de Kicillof, así como la presencia de una numerosa columna del Sutna, movilizada contra el FMI, su pertenencia al sindicalismo combativo.