20/11/2020

Abuso sexual infantil: sometimiento, doblegación y disciplinamiento

El 19 de Noviembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Abuso Infantil.
Por Mica JBJ

El abuso sexual infantil es un delito que vulnera la integridad de niñes y adolescentes, para hablar claro: son crímenes de poder como mecanismos de sometimientos, dominación y disciplinamiento de los cuerpos y subjetividades. Sucede mayoritariamente dentro del ámbito familiar y es cometido por familiares o personas cercanas al entorno que utilizan el abuso de poder para perpetrar y garantizar el silencio de los mismos hechos aberrantes.

Según las últimas estadísticas sobre abuso sexual infantil en la Argentina realizadas por el gobierno, en el 75 % de los casos el agresor es un familiar, de los que en el 40% ese familiar es el padre y en el 16%, el padrastro. En la misma línea, el 53% de los abusos sucede en el hogar de la víctima, el 18 % en la vivienda del agresor y el 10% en la casa de un familiar. De ahí surge la importancia de que les niñes tengan un espacio fuera del círculo familiar donde puedan contar ser escuchades. Producto del aislamiento por el Covid- 19, y con el cierre de las escuelas, estos espacios se redujeron notablemente.

Según datos difundidos por el Ministerio Público bonaerense, un total de 5.500 niñes menores de 11 años resultaron víctimas, obstante esta cifra se queda corta ya que estos números que reflejan solo los casos que se judicializaron en la provincia de Buenos Aires durante el 2019. Pero consecuencia del ASPO en los hogares, los casos de abuso sexual infantil se dispararon ampliamente y reflejan que la violencia hacia les niñes y las mujeres no se tomó cuarentena. De acuerdo con los datos registrados por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos los llamados a la línea 137 por violencias intrafamiliares y/o sexuales aumentaron un 20% durante la cuarentena
Sin embargo sigue siendo un dato sumamente alarmante, la falta de acceso de las familias a condiciones dignas de vivienda, salud, trabajo y educación van tejiendo una telaraña que atrapa a las infancias y las somete a una cantidad de barbaridades ignoradas.

En las últimas horas diferentes organismos institucionales salieron a difundir posicionamientos y notas sobre las jornadas del “Grito global contra el abuso sexual” que se están llevando a cabo en diferentes regiones del país. La única acción que tomó el gobierno nacional fue el de lanzar una «campaña de visibilización» en redes sociales, «De los chicos y las chicas #SomosResponsables». ¡La cual invita a les niñes a denunciar desde sus casas y a través del celular al abusador!. Sin un centavo de presupuesto extra, el gobierno deslinda su propia responsabilidad. Delega en les niñes la carga de tomar las denuncias, cuando son erradicadas en las comisarías y en la OVD.

Y dentro del plano judicial ingresa la lógica del discurso del «Síndrome de Alienación Parental», desaprobado por toda la comunidad científica. En la práctica actual, es una bandera de los sectores antiderechos y una figura judicial que invocan los acusados de abuso sexual. Hasta el día de hoy, y luego de grandes batallas conquistadas por el movimiento de mujeres y disidencias, las madres (que son muchas) cuando denuncian los abusos sexuales que padecen les niñes son perseguidas por la justicia y todo su lobby clerical por “llenarle la cabeza a sus hijes” en contra del progenitor o algún varón de la familia. Desechadas las denuncias de la madre y sus hijes, solo queda en pie el testimonio del abusador.

Niñas, no madres

Las violencias hacia las mujeres también es hacia las niñas, sometidas a cursar embarazos producto de violaciones y con gobiernos atados a las iglesias que se niegan a cumplir el protocolo vigente de la ILE, como pasó en Tucumán y Misiones hace unos meses. La tutela de la Iglesia se extiende en las escuelas públicas y privadas, sometiendo a miles de niñxs a su ESI que enseña para el amor, para conservar la familia heterogénea y machista, asegurándose la reproducción de estereotipos y de clase. La injerencia es tal que se les paga el sueldo a los curas que abusan de menores y subvencionan los terrenos de las Escuelas religiosas.

Sigamos organizándonos por poner en pie un movimiento de mujeres y disidencias independiente de los gobiernos de turno, por un Consejo Autónomo de Mujeres a partir de los 13 años.Por la separación de la Iglesia y el Estado, como así también la implementación real de la Educación Sexual Integral: científica, laica y respetuosa de las diversidades sexuales. Subsidios para las víctimas de ASI para afrontar los procesos judiciales, como así también, refugios ya para todas las víctimas de violencia de género.

También te puede interesar:

Seguimos luchando por presupuesto y educación sexual integral, laica, científica y respetuosa de la diversidad.
Una puesta en escena orquestada por la Iglesia que busca perpetuar la clandestinidad y las muertes por abortos inseguros.
Con la participación de "Rocío", denunciante de caso Sidders, la diputada Romina Del Plá organiza un encuentro con referentes de la lucha de les sobrevivientes.
"Basta de abusadores amparados por el poder"
Intervenciones frente a la Catedral y el Arzobispado, a pesar de las presiones de Control Urbano.