Sociedad

23/9/2021

Agrupamiento de discapacitados rechaza integrar “consejo asesor” del gobierno

No se encara soluciones a sus problemas porque se supedita todo al pago de la deuda externa.

Publicamos en adjunto el texto íntegro de la Carta que Eduardo Joly, presidente de la Fundación Rumbos, le remitiera al Director Ejecutivo, Fernando Galarraga, de la gubernamental Agencia Nacional de Discapacidad, dependiente de la Presidencia de la Nación.

En la misma, Joly, declina –“con el acuerdo del equipo de Fundación Rumbos”- la invitación a integrar un “Consejo Asesor” (Comité de Análisis sobre el Impacto de la Pandemia Covid-19 en la Población con Discapacidad de Andis según Resolución 965/2021 publicada en el Boletín Oficial) sobre políticas y medidas a aplicar en el marco de la pandemia para este amplísimo sector desprotegido.

La Fundación Rumbos es una organización de afamada trayectoria en defensa de los derechos de las personas en situación de discapacidad.

Joly rechaza cualquier política de cooptación estatal que transforme su accionar independiente en pro de los derechos de los discapacitados, en justificador-defensor de la política estatal de ataque y/o inoperancia en este terreno. El texto señala, por ejemplo, que el gobierno aún persiste en rechazar la demanda de Redi (Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad) en su reclamo por la restitución de las Pensiones No Contributivas que Macri anuló.  El gobierno tampoco se propone compensar económicamente los meses y años perdidos en la no cobranza de dichas pensiones.

“Como militante histórico en discapacidad, no pienso cifrar falsas expectativas, ni hacerle perder tiempo a la organización que presido, integrando un Comité cuyas recomendaciones caerán en saco roto. Prefiero insistir en el reclamo público ante la Agencia que diriges y ante las demás estructuras estatales por la satisfacción de las necesidades del colectivo que integro como uno de los sectores más azotados por la crisis económica y pandémica que el gobierno nacional elige supeditar a razones de estado que considera más importantes y urgentes, a saber, el pago de la deuda externa y el aseguramiento de las ganancias de las clases dominantes en el país”, dice el texto.

En el adjunto figura una amplia plataforma de reivindicaciones y reclamos perentorias.

En el terreno de la discapacidad tampoco es lo mismo las dificultades que enfrenta una persona discapacitada de altos ingresos, que una pobre, trabajadora, jubilada o desocupada. Situación incluso incrementada en su gravedad a los sectores populares juveniles.

Es necesario divulgar este documento y apoyarlo. Pero también es necesario, que esta batalla se integre al movimiento de lucha de los trabajadores y la juventud. Que estas reivindicaciones puedan ser incorporadas a los Convenios Colectivos de Trabajo de los sindicatos, a los reclamos de los movimientos de jubilados y piqueteros desocupados. Las personas en situación de discapacidad también deben organizarse, en forma independiente, para reclamar y luchar por sus derechos. La unión hace la fuerza.