08/10/2020

En el Playón de Chacarita, el derecho a la vivienda no está en cuarentena

El martes pasado los vecinos del Playón de Chacarita se convocaron en la carpa del IVC (Instituto de Vivienda de la Ciudad) frente al barrio llevando distintos reclamos en el marco del proceso de urbanización que se viene llevando a cabo.

El año pasado comenzaron el proceso de mudanzas a los edificios nuevos situados sobre Av. Triunvirato y las demoliciones de casas con el objetivo de apertura de calles. En ese momento denunciamos distintas irregularidades, entre ellas que la cotización de las casas del barrio quedó muy por debajo de su valor real.

Durante estos meses el IVC no convocó a las reuniones de Mesa de Gestión Participativa (contemplada su realización periódica en la ley) debido a la cuarentena, pero tampoco informó a las familias del barrio sobre lo que se viene realizando. Por ello, los vecinos afectados increparon a los representantes del IVC denunciando situaciones postergadas y sin respuesta.

La pandemia incrementó las problemáticas ya existentes en los barrios. Los despidos, la falta de seguro al desocupado, la insuficiencia del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), lleva a la imposibilidad de afrontar el pago de alquileres y coloca a muchas familias en graves problemas habitacionales.

Entre los reclamos que expusieron los vecinos se encuentran casos de familias con menores con problemas respiratorios, con discapacidad y en condiciones de hacinamiento que todavía no tuvieron una solución habitacional. Al mismo tiempo, denuncian la intervención de punteros en la adjudicación de los departamentos nuevos.

Otro punto importante es el problema de las mujeres que sufren violencia de género y que en el último tiempo se vio agravado producto de la cuarentena. La ley de urbanización del Playón contempla la prioridad de mudanzas en estos casos, sin embargo esto no se está cumpliendo.

Parte importante de la urbanización es garantizar el servicio energético y el agua en el barrio. Sin embargo las obras que se realizaron no presentan una mejora en el barrio que sigue sufriendo inundaciones e incendios producto del acceso precario a esos servicios. Como en distintas villas también los vecinos del Playón sufren la falta de agua con manzanas enteras sin suministro o con baja presión de agua durante periodos del día.

En cuanto a los edificios nuevos ya presentan deterioro en sus estructuras, cloacas colapsadas que los mismos vecinos deben solucionar, entre otros problemas.

La situación de los vecinos del Playón es de incertidumbre. Es similar a la situación que viven distintos barrios como la Villa 31, Rodrigo Bueno y la Villa 1-11-14.  Esto deja al descubierto que estas urbanizaciones truchas llevadas a cabo por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires tienen como objetivo ser parte de una especulación inmobiliaria y no de resolver el problema habitacional de los vecinos.

La crisis económica que se agravó con la pandemia deja cifras preocupantes, casi el 50% de la población está por debajo de la línea de la pobreza, el 40% de los menores de CABA es pobre. Esto se expresa en la cantidad de tomas de tierra que se dan en todo el país, ante la incapacidad de las familias de pagar alquileres. El ejemplo es la toma de Guernica, donde los vecinos organizados están luchando contra el gobierno de Axel Kicillof que solo responde con desalojos como ya hizo en varias tomas en La Matanza, Victoria y otros puntos de provincia de Buenos Aires.

Frente a esto, desde el Polo Obrero llamamos a los vecinos a organizarse y pelear por una urbanización real. Organizando los reclamos y confluyendo en el desarrollo de un gran congreso por la tierra y vivienda que reagrupe a las distintas experiencias de lucha.

También te puede interesar:

El gobierno de Larreta refuerza el desamparo y la desprotección de las mujeres y diversidades que sufren violencia.
Vecinos y vecinas denunciaron irregularidades en el proceso de urbanización.
Vanina Biasi, Amanda Martín, María del Carmen y Tatiana Fernández en “La Carbonilla”
Crédito hipotecario vedado para la población más vulnerable, encarecimiento de la construcción y falta de acceso a la tierra.
El IVC y el Gobierno de la Ciudad, son responsables.