27/10/2021
TRATO PREVISIONAL VIP

La Anses privilegia a Cristina y condena a millones de jubilados

La dirección camporista del organismo desistió de la apelación contra la vicepresidenta, pero no le reconoce el mismo trato a cientos de miles de jubilados.

La Anses acaba de desistir de la apelación contra el fallo que habilita a la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, al cobro de la doble pensión vitalicia, por unos $2,5 millones mensuales, luego de que bajo el gobierno de Macri se la obligara a optar por uno de ambos beneficios. La medida implica un privilegio sobre una situación ya de por si privilegiada, ya que cientos de miles de jubilados deben esperar años en los estrados judiciales y otros millones cobran haberes de indigencia.

Así lo decidió el organismo dirigido por la camporista Fernanda Raverta, quien en una resolución contraria a la política de la Anses, que por medio de apelaciones y  medidas dilatorias busca frustrar y retardar el reconocimiento y pago de las reclamaciones de los jubilados, le reconoció este beneficio millonario a la vicepresidenta, sumado el cobro retroactivo de unos $120 millones.

Cristina fue una de las mandatarias que atacó a los y las jubiladas que buscaban –y buscan- el reconocimiento y correcta actualización de sus haberes jubilatorios, llegando a tildar de “buitres y caranchos” a aquellos jubilados y hacerlos responsables del desfinanciamiento del Estado. Además de vetar el 82%  móvil sobre el salario mínimo para las jubilaciones mínimas.

Trato privilegiado

La vicepresidenta logró acceder al cobro de ambas pensiones honoríficas, una como expresidenta y la otra como viuda del expresidente Néstor Kirchner, más el retroactivo millonario. Por esta situación, Cristina se habría dado el lujo de renunciar a su salario como vicepresidenta, lo que no la exima de la inmoralidad de percibir un ingreso 100 veces superior al que perciben más de 4 millones de jubilados que cobran la mínima de $25.922, situación a la que ella y su gobierno han más que contribuido.

Según el Congreso de la Nación existen unos 268.998 procesos judiciales impulsados por jubilados y jubiladas que persiguen la correcta actualización de sus haberes, la percepción retroactiva de las jubilaciones no percibidas y la aplicación de la jurisprudencia previsional de la Corte Suprema. También se estima que otros 80.000 jubilados se encuentran esperando el pago  de las sentencias firmes por parte de la Anses.

En la Argentina el sistema de control de constitucional es de tipo “difuso”, lo que implica que los fallos de la Corte Suprema sobre reajuste de los haberes jubilatorios no son de aplicación automática, sino que obligan a cada jubilado a iniciar un proceso judicial, que puede –y así lo busca la Anses- extenderse durante años.

En el medio, la “Reparación Histórica” del macrismo, apoyada por el kirchnerismo, planteó una “solución” exprés, con renuncia al pago del retroactivo y renuncia parcial en caso de sentencia favorable, desistimiento del proceso judicial y una actualización discrecional fijada por el gobierno.

Aún para quienes rechacen esta vía y hayan obtenido sentencia definitiva, la Anses paga en orden a las partidas presupuestarias asignadas por el Ejecutivo nacional, las cuales son insuficientes para asumir el conjunto de las obligaciones previsionales judiciales, lo cual demora aún más el proceso.

Al tiempo que Cristina recibía este privilegio único en el régimen previsional argentino –algo así como adelantarse en la cola de los procesos judiciales-, el proyecto de Presupuesto 2022 plantea un recorte del 34% real en las partidas designadas al pago de los juicios previsionales: es decir que Cristina retira sus fondos millonarios y priva a los jubilados de acceder a su parte, incluso luego de todo el proceso restrictivo que ella se salteó. Se pasa de $91.277 millones en 2021 a $80.086 millones en 2022.

Quienes sí fueron considerados por el gobierno son los retirados y pensionados de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad, quienes recibirían un 52,9% de aumento en las partidas proyectadas para el Presupuesto 2022 para la sentencias de los procesos previsionales correspondientes.

Esta medida de dirección de la Anses vuelve a dejar al desnudo el régimen de privilegios del gobierno y los políticos y exfuncionarios y mandatarios patronales, quienes tienen acceso privilegiado a sus reclamos, además de pensiones y jubilaciones de privilegio, lo cual debe cesar de inmediato. La Anses debe estar en manos de los jubilados y trabajadores para defender sus recursos y las jubilaciones y pensiones. Reclamamos por el 82% móvil para todos los jubilados, el pago inmediato de los fallos con sentencia firma y la aplicación de los reajustes reconocidos por la Corte Suprema, con el reconocimiento de las suma retroactivas. Basta de desfinanciamiento de la Anses; por el no pago de la deuda externa y el rechazo al acuerdo con el FMI.

También te puede interesar:

Tras un reclamo de la Daia, bajaron a la Orkesta Popular San Bomba de la actividad por el “Día de la democracia”.
Movilicemos este lunes 20 contra el ajuste fondomonetarista sobre las jubilaciones y pensiones.