04/09/2020

Neuquén: escándalo en el Cerro Chapelco

El contraste entre los privilegios de clase y los trabajadores precarizados.

Ha tomado estado público un hecho sucedido el pasado 22 de agosto en instalaciones del Cerro Chapelco, en San Martín de los Andes, Neuquén, en donde turistas realizaron un encuentro sin respetar ninguna medida de bioseguridad, quebrantando y burlándose de las medidas sanitarias.

Luego de conocidas las imágenes, las autoridades provinciales se rasgan las vestiduras amenazando con acciones judiciales y multas. Pero son cómplices. El propio gobernador aún no ha explicado cómo llegó su esposa hasta Buenos Aires para tomar un avión hacia España, en el mismo momento que un padre no pudo visitar a su hija con una enfermedad terminal en otra provincia.

Son dos varas: una para el poder y su entorno, y otra para los trabajadores. Lo que no se ve, ni se denuncia en el caso del Cerro Chapelco, es la situación laboral de las y los trabajadores de los paradores y demás servicios.

Los goces y las sombras

Los sectores ligados al poder y con mayor poder adquisitivo, de esos que pueblan los barrios cerrados, gozan sin límites de una vida sin restricciones respecto al Covid-19, amparados por los gobiernos. Lo que muestran las imágenes del video viralizado es la norma, no la excepción.

Cerro Chapelco inauguró su temporada el primero de agosto. Desde entonces, los fines de semana es “normal” que hasta 1.500 esquiadores, al finalizar la jornada, se junten en los paradores. “En la montaña, estuvieron abiertos El Refugio Graeff (cota 1700m), El Rancho de Manolo (cota 1450m), y el food truck de Almacén de flores (cota 1600m). En la base, están abiertos Torino Winter Point y El Refugio de Riché Patagonia, donde pueden acceder todos los visitantes, esquiadores y peatones”, dice el parte de prensa del 30 de agosto de la concesionaria del cerro respecto al último fin de semana de ese mes.

Para atender esos 1.500 clientes, los dueños de los paradores, donde se expenden bebidas incluso alcohólicas -aunque no hay controles de alcoholemia cuando regresan por la ruta a San Martín de los Andes- y comidas, han firmado un miserable acuerdo “de crisis” con el sindicato gastronómico, por el cual se otorgan a las patronales toda clase de ventajas; entre ellas, la contratación de trabajadores “fuera de convenio a exclusivo arbitrio y criterio” de la patronal.

También se libera a la empresa de su obligación de convocar al personal con contrato temporario, reduciendo el salario de los no convocados a tres cuotas mensuales de $ 8.000 durante septiembre, octubre y noviembre. Eso sí, el sindicato se asegura el cobro del 100% de sus cuotas sindicales, incluida un aporte “solidario” del 2% para los no afiliados.

Por un salario de miseria la juventud precarizada debe además arriesgar su salud con los “señoritos y señoritas” anticuarentena. La empresa adjudicataria del cerro, con los tres primeros cursos para principiantes, recaudó en tres fines de semana más de $3.000.000.

El Estado los banca

En Neuquén, para todas las actividades habilitadas, funciona el encubrimiento estatal respecto a los protocolos. El subsecretario de Trabajo, Ernesto Seguel, reconoce que “trabajamos con guardias mínimas y plantel de emergencia” (NeuquénInforma 3/9), en momentos donde deberían tomar más personal para multiplicar el poder de inspección. Respecto a las denuncias de despidos y abusos patronales, el funcionario se limita a explicar que “intentaron recomponer la situación”. (Idem). Eso sí, se vanagloria de todo el apoyo otorgado a las patronales a través de 50.000 subsidios ATP a las patronales.

De modo que los centros de esquí, como ocurrió con el de la vecina Río Negro, donde una avalancha mató un esquiador, son tierra de toda clase de atropellos laborales y legales.

De hecho, en la inauguración del Cerro Chapelco, hace un mes atrás, estuvo presente la flor y nata del poder estatal: “el intendente de San Martín de los Andes Carlos Saloniti, el Intendente del Parque Nacional Lanín Salvador Vellido, el Jefe del Regimiento de Caballería de Montaña 4 Tte. Cnel. Alvaro Bazán, el Jefe del Escuadrón 33 de Gendarmería Nacional Principal Andrés Barrera, Comisario General de la Policía de la Provincia del Neuquén Julio Peralta y Sub Comisario de la Sub Delegación SMA de la Policía Federal Argentina Fernando Sigales” (diario 7 Lagos, 2/8).

Por su parte, el gerente general de Chapelco Ski Resort, Agustín Neiman, agradeció “a la gente de la Municipalidad, al Ministerio de Turismo de la Provincia, al Gobernador, y a todos los que empujaron para que esto sea una realidad” (Idem).

Como se puede apreciar, la ligazón de poder estatal, empresarios negreros y burocracias sindicales, para la violación de la cuarentena e imponer un reforma laboral “de facto”, es lo que está detrás del video que ahora escandaliza a quienes promovieron esa situación.

En esta nota

También te puede interesar:

La burocracia de Uatre negocia con el gobierno y la patronal frutícola sin asambleas ni plan de lucha.
Fin de las concesiones, ¿abre un nuevo negociado?
Indicadores sociales y económicos desmienten el relato oficial.