16/10/2021

Sobre la polémica del partido de futsal femenino de Banfield vs Gimnasia de La Plata

Jugadoras Organizadas

El pasado sábado 9 de octubre, en la fecha 10 del Torneo de Futsal Femenino de AFA, se dio el encuentro entre Banfield y Gimnasia (LP) en el cual se viralizó un vídeo de las jugadoras del Taladro metiéndose 4 goles en contra.

Sacada de contexto, es una actitud inentendible y hasta reprochable para cualquiera que juegue o sea espectador de futsal o cualquier deporte. Los hechos, a través de un vídeo recortado, exponen a las jugadoras de Banfield metiéndose los goles para perder contra su rival y quedar más abajo en la tabla de posiciones porque ya se encontraban clasificadas a los play off y, especulando, no querían cruzarse con Estudiantes de Buenos Aires, un equipo que por su categoría de jugadoras debería estar jugando en la A. Es decir, decisiones erradas de cuerpos técnicos -cegados por objetivos meramente exitistas- que denotan la desigualdad de condiciones, estructurales y económicas de los distintos clubes.

Lo cierto es que, el día del partido, Gimnasia de La Plata también jugó a perder, de manera más «estratégica» tal vez. Quienes estuvieron en la cancha como espectadores y mismo las jugadoras del Taladro vieron cómo las del Lobo fueron «a menos» por el mismo motivo que tenía el equipo dirigido por Mariano Vila.

Ese día, la jugadoras de primera de Banfield no estaban citadas porque ya estaban clasificadas y, para darles un descanso, el DT decidió citar a las jugadoras de divisiones inferiores. Muchas de ellas son jugadoras que se están iniciando en el futsal y que entrenaron muy pocas veces en el año, ya que por el contexto pandémico las divisiones inferiores no tienen torneo oficial todavía. Tienen en su mayoría entre 15 y 20 años.

El rol de los medios

Este lamentable hecho fue levantado por algunos programas de televisión y portales de noticias deportivas y trascendió mundialmente. Los medios deportivos que levantaron esta noticia, signados por el machismo que los parió, han demostrado una vez más de qué lado de la mecha están, exponiendo a las jugadoras de Banfield con fotos de sus caras y nombres propios.

Eligen mostrar las penurias del futsal femenino y no auspiciar y promocionar su crecimiento. Mucho menos en visibilizar las diferencias entre el futsal masculino y el femenino, que está creciendo cada vez más y el año que viene se espera que se sume la categoría C en el Torneo de AFA, incluyendo una mayor cantidad de equipos y competencia.

Esta masiva exposición generó ataques por redes sociales y mensajes de WhatsApp hacia las jugadoras del Taladro, quienes se encuentran totalmente afectadas por esta situación.

Las sanciones

El presidente de Banfield, Eduardo Espinosa, comunicó que desde la Comisión Directiva del club se decidió retirar al equipo del Torneo de Futsal Femenino de AFA y la expulsión del cuerpo técnico. Producto de la repercusión a nivel mundial que tuvo esta situación, la FIFA le pidió a AFA investigar lo que sucedió en dicho encuentro y las jugadoras se encuentran a la espera de citaciones a declarar y un veredicto por parte del Tribunal de Disciplina.

Se habla de una posible suspensión por meses o años a las jugadoras que ese día formaban parte del plantel, algunas son chicas de 15, 16 y 17 años que siguieron las órdenes de su director técnico, también se especula con probations con trabajos comunitarios, entre otras cosas.

Jugadoras de todos los clubes unidas

Cada vez más niñas en edad temprana se interesan por el deporte, y el fútbol es elegido por muchas mujeres. La nueva masividad del fútbol femenino y diverso se relaciona directamente con la ola verde que arrancó el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, y que agrupa a miles de mujeres que se organizan contra este sistema capitalista.

El Torneo de Futsal Femenino no está exento de esta profunda transformación, pero eso conlleva a algunas problemáticas estructurales dentro de este hermoso deporte. En la primera división comparten cancha personas que son parte del plantel de la Selección Nacional y algunas que empezaron a jugar hace menos de 3 años al futsal. Hay una línea muy fina entre el amateurismo y el semiprofesionalismo, porque en muchas ocasiones nos exigen como profesionales pero las condiciones de entrenamientos y la vida de cualquier mujer trabajadora pone trabas a ese desarrollo. No es lo mismo un club que le paga a sus jugadoras (aunque sea un viático) que un club que exige a las jugadoras altas cuotas para poder jugar en AFA y representar al club. No es lo mismo no tener que trabajar que ir a entrenar cansadas del día de estudio y trabajo, ni hablemos de las jugadoras que son madres o cuidadoras de algún familiar. El gris del amateurismo genera diferencias sustanciales a la hora de competir con tanta exigencia.

El equipo de Banfield, al igual que el de GELP, no fueron a ganar porque sabían que muy probablemente si se cruzaban con Estudiantes iban a quedar afuera y no iban a poder ascender. Más allá de las decisiones de los cuerpos técnicos de ambos equipos, no hay que dejar pasar que personas de entre 15 y 20 años que debutan en primera responden a un DT sometidas a una relación de poder y sin ninguna experiencia previa para plantarse contra su planteo futbolístico. Acá no vamos a sepultar ninguna decisión, pero entendemos que las diferencias estructurales dentro del futsal femenino se dan porque no hay un apoyo de la Asociación de Fútbol Argentino hacia los clubes que no tienen los recursos para formar jugadoras.

Aunque queda claro que no apoyamos la actitud de ninguno de los dos equipos dentro de la cancha de juego, creemos que el debate que debe darse es otro. ¿Cómo hacemos para que el futsal femenino se desarrolle de la mejor manera? De mínima, que las categorías inferiores tengan formación y competencia desde edades muy tempranas, como los varones.

Las jugadoras tenemos que organizarnos por nuestras reivindicaciones, por una competencia sana y respetuosa y por la profesionalización real del futsal femenino.

En esta nota

También te puede interesar:

En un documento presentado por las jugadoras de Deportivo Español.
Entrevista a Natalí Carapezza, subcapitana del Club Pacífico, tras contraer Covid-19 en el primer partido del torneo de AFA.
Un golazo a favor de los derechos travesti trans.
Se realizó una presentación del primer boletín de la agrupación Jugadoras Organizadas.