Sociedad

31/10/2023

Tandil: conquistamos la suspensión provisoria del desalojo en barrio La Movediza

La suspensión rige "hasta que se encuentre una solución al conflicto".

Foto: Cristian R. Ortiz

El lunes 30 de octubre las familias que participan de la ocupación de tierras en la calle Piccirili de Tandil se enteraron, mediante una nota en los medios locales, que la Justicia dispuso la suspensión provisoria del desalojo compulsivo “hasta encontrar una solución” al conflicto entre lxs ocupantes y el presunto dueño de las tierras, tras un pedido de la Defensoría Oficial y la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat. Es una conquista de la lucha que están dando las familias del asentamiento, junto a organizaciones sociales y de la comunidad universitaria (especialmente, los trabajadores universitarios dedicados a problemáticas habitacionales).

La decisión de no desalojar mediante la fuerza pública fue arrancada luego de una movilización al Palacio Municipal encabezada por la asamblea de ocupantes y acompañada por una comisión de vecinos, algunas organizaciones sociales y trabajadores de la universidad. La movilización en cuestión puso sobre la mesa la responsabilidad del gobierno local y sus funcionarios en la crisis habitacional que se vive, principalmente por su ligazón al negocio de la especulación inmobiliaria.

Así lo expresaron en una bandera que rezaba: “Frolik vende. Tierra para vivir, no para el negocio”, en alusión al radical que presidente el Concejo Deliberante y actúa lobbista de la especilación, pues su familia es dueña de la inmobiliaria más grande de la ciudad.

Al mismo tiempo, las voceras de la ocupación se presentaron ante funcionarios municipales y les mostraron el proyecto de expropiación presentado por el diputado del Partido Obrero, Guillermo Kane, en la Legislatura Bonaerense. Ante esto, los funcionarios se lavaron las manos, expresando que no iban a tomar cartas en el asunto y que el conflicto debería resolverlo la provincia.

La lucha continúa

Al ser la suspensión provisoria y al no haber consenso respecto de cuál sería una verdadera “solución” al conflicto, es menester organizarse y continuar la lucha.

Basados en la experiencia (como el caso de Guernica), sabemos que el Estado suele llamar “solución” al pago temporal de un alquiler para las familias ocupantes o directamente a la entrega de un monto de dinero que no solo no alcanza, ni por asomo, al valor de un terreno, sino que ni siquiera alcanza a cubrir el costo de la canasta de pobreza.

Para el PO y para los ocupantes, en cambio, una solución real sería que cada familia reciba, de mínima, un terreno a pagar en cuotas sobre el cual poder construir su vivienda propia. Es por eso que, de nuestra parte, llamamos a los miembros del asentamiento y a todos los trabajadores de Tandil a sumar apoyos al proyecto de ley que plantea la expropiación del predio ocupado, el loteo del mismo, la entrega de los lotes a pagar en cuotas y la construcción de un polo educativo y sanitario en dicho lugar.

Es un planteo integral que, además, podría darles trabajo a las fábricas de ladrillos locales (como Loimar), a las cooperativas que fabrican baldosas (como El Núcleo) y calefactores (como Inpopar), a trabajadores de la salud y a docentes que serían contratados para trabajar en dichos centros, a los desocupados que podrían trabajar en la obra pública, y un largo etcétera. Es necesario sumar apoyos y salir a luchar en conjunto para que sea aprobado y ejecutado cuanto antes.

Adelante compañeros. Si nos unimos, tenemos la de ganar.

¡Que vivan las luchas populares!