22/01/2020

Villa Gesell: el asesinato de Fernando y el negocio de la noche

Movilización exigiendo justicia y condenando al Estado y a los empresarios.
Por Lola Palucci Arias Desde Villa Gesell

Este martes tuvo lugar una concentración frente a Le Brique en repudio al asesinato de Fernando Báez Sosa a manos de 10 rugbiers durante la madrugada del pasado sábado en Villa Gesell.


La convocatoria realizada por Gabriela Covelli, mamá de Nico Deanna víctima de mala praxis, contó con la participación de turistas y de jóvenes y trabajadorxs de la localidad reuniendo más de mil personas.


Allí se expresó la indignación de que el boliche abra sus puertas como si nada pasara planteando “estar de fiesta” a menos de 24hs de sucedido el asesinato y se solicitó que no abran en respeto al duelo de familiares y amigxs de Fernando. 


Se mostró indignación ante la ausencia de las autoridades municipales, quienes se habrían desentendido de toda responsabilidad ante medios nacionales, y ante la ausencia de los bolicheros quienes también se desentendieron.


La enorme movilización y la cancelación del show por parte de Jimena Barón en apoyo a la causa lograron lo que empresarios capitalistas adictos a la facturación buscaban impedir: el cierre por duelo en plena temporada.


Jimena Barón planteó no estar en condiciones anímicas para "armar una fiesta y facturar guita, mientras toda esta gente derrama lágrimas por la muerte insensata de una persona”.


En la convocatoria tomó la palabra Virginia, la joven de 17 años que realizó RCP (reanimación cardiopulmonar) a Fernando. Ella, además de hablar de medidas de prevención y de la importancia del conocimiento de la práctica de RCP por parte de la población, compartió una carta que amigos de él le solicitaron que leyera. También tomó la palabra una joven trabajadora de Le Brique indignada por la ausencia de los dueños en la concentración.


En simultáneo a los videos que circularon relativos a lo ocurrido la noche del sábado, se hizo viral otro video de rugbiers que este año golpearon a un joven mendocino también en Villa Gesell.


Son muchísimos los casos de violencia y violaciones que involucran a rugbiers, que han quedado en la nada por sus vínculos con el poder político y que hacen culto al machismo y reproduciendo una lógica de opresión que tiene gran repercusión e impacto en la vida social. 


Las alternativas para la juventud


La enorme descomposición social golpea fuertemente a la juventud y hay una clase social que se beneficia de ello: los empresarios de la noche, los narcos y el crimen organizado; todos cuentan con el amparo del poder político que también saca tajada. 


Le Brique es un boliche que, como otros, abre sus puertas dos meses al año, explota a sus trabajadores, en su gran mayoría jóvenes, y se va de la ciudad balnearia con toda la ganancia. Este esquema de superexplotación se repite a lo largo y ancho de la costa atlántica durante la temporada por parte de empresarios en general y bolicheros en particular, con extensas jornadas laborales que rondan las 14hs, en negro, sin francos ni derechos laborales y con los mayores índices nacionales de desocupación durante el invierno.


Los boliches, a su vez, permiten el ingreso a menores, con la complicidad del estado municipal, porque los mismos constituyen un porcentaje considerable en la clientela que garantiza el engorde de bolsillos de los empresarios. Superar el ingreso de la cantidad de personas permitidas por metro cuadrado también responde a esta lógica rentable. Temporada a temporada, Estado y empresas se benefician de la explotación capitalista de la noche, pero cuando sucede una tragedia se lavan las manos y se pasan la pelota en torno a la responsabilidad que les cabe. Así, Gustavo Barrera, intendente de Villa Gesell, dijo que “lo que hacen (los jóvenes) puertas adentro de sus alojamientos queda fuera de nuestro alcance" (Infobae, 18/1), y en este sentido un empresario del sector dice: “Los chicos llegan borrachos y salen borrachos (de los boliches). ¿Quién los debe contener afuera? Nadie contesta” (Clarín, 18/1).


Un enorme caudal de dinero ingresa al municipio proveniente del impuesto al alcohol por la venta que arranca a la tarde con previas en la playa, sigue en boliches y continúa en afters. 


La lucha por justicia para Fernando necesariamente deberá cuestionar al régimen social que se vale de la descomposición que golpea nuestra juventud para incrementar la rentabilidad de un sector minoritario de la población y de la burocracia estatal capitalista. Deberá, a su vez, cuestionar el machismo reinante a cuenta y orden del capital y deberá cuestionar el concepto de diversión y ocio instalado en nuestra juventud contraponiéndole a la descomposición el pleno desarrollo de una juventud libre, sin miedos ni opresiones. 


Desde la Unión de Juventudes por el Socialismo daremos batalla por Justicia para Fernando, cárcel a todos los culpables contra toda impunidad de los hijos del poder, y para terminar con todas las opresiones que este régimen social de dominación nos impone.