02/06/2021

Villa María: jefa antinarcotráfico y su pareja policía detenidos por vender drogas

Otra vez, integrantes de la fuerza policial eran parte de una banda narco.

Jesica Peña, jefa de la brigada de investigación de la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) de Villa María, y su pareja Luciano Andrada, miembro de la misma institución en Bellville, están detenidos por tenencia y comercialización de drogas a gran escala.

Según trascendió, la pareja en conjunto con otros implicados proveían de estupefacientes localmente y tenían vínculos con narcos en centros urbanos más grandes que el establecido en la ciudad de Villa María.

Dentro de las pruebas recolectadas hay un inmueble alquilado a nombre de Andrada en barrio Lamadrid de Villa María, el cual funcionaba como asiento de la producción de estupefacientes y fue allanado debido a las denuncias de vecinos, que alertaron a la policía luego de ver a dos sujetos salir del domicilio con plantas de marihuana a plena luz del día.

Lo señalado desencadenó una investigación que llevó a otro departamento en barrio Parque Norte de la misma localidad, donde se secuestraron plantas de marihuana, situación que llevó a fines de abril a la detención de Andrada y otro sujeto no policía.

Una semana después detuvieron a Peña, a quien le imputan una responsabilidad delictiva secundaria agravada por haber posiblemente facilitado información por su puesto de acceso a comunicaciones y denuncias de tráfico de drogas. Además, la jefa de la brigada también es investigada, por poner supuestamente en circulación droga secuestrada, hecho último que aún no se confirmó.

En la causa interviene el fiscal de Lucha contra el Narcotráfico de Villa María, Walter Gesino, quien tomó declaración indagatoria a ambos policías esta semana. Por el hecho no se han expedido aun las autoridades de la policía ni el Ministerio Público Fiscal.

Esta noticia no sólo no nos sorprende, sino que además refuerza nuestro posicionamiento sobre la putrefacción de un aparato represivo que actúa como parte del delito organizado del narcotráfico.

Este supuesto descubrimiento no es casual, las redes de narcotráfico se mueven en connivencia de los Estados capitalistas. Es claro que semejante negocio requiere de toda una estructura. La policía forma parte de todo un engranaje que también integra a jueces y fiscales, que al no ser electos ni revocables tienen una estabilidad desde donde hacer la vista gorda, o llegado el caso actuar despejando la competencia entre bandas narcos.

Las fuerzas represivas tal como existen deben ser desmanteladas, y en su remplazo poner una organización que no tenga fines represivos y que este abocada al cuidado de los bienes de la población. La continuidad del actual aparato represivo seguirá teniendo fuerzas delictivas y, por lo tanto, continuará siendo un peligro para la población.

 

También te puede interesar:

Municipales, integrantes del SUTNA, Luz y Fuerza, docentes, jubiladxs, contra la criminalización de la protesta.
La iniciativa empalma con los reclamos de las familias que venían de solicitar eximiciones de la presencialidad para evitar los contagios.
Se reclamó contra el ajuste de Schiaretti y Fernández, por vacunas para todxs, aguinaldo para trabajadores del Potenciar Trabajo.  
El anuncio de volver a la presencialidad en ciudades de menos de 30 mil habitantes es antisanitario.