UJS
24/10/1996 | 516

“Porque estoy harto. Harto de llegar y ver a mi familia discutiendo por plata. Porque laburan 12 ho­ras y no alcanza, porque los patrones los basurean, porque como no estudiaron son obreros explotados.


“Porque estoy harto, harto de correr de la policía por estar tomando una cerveza en la esquina, porque mis amigos tienen pelo largo, por vestirme mal, por ser un cabecita negra


“Porque estoy harto, harto de la Iglesia y los falsos moralistas que quieren manejarnos diciendo qué es bueno y malo.


“Porque estoy harto, harto de qué no todos los jóvenes puedan estudiar, que tengan que bajar la cabeza y laburar como perros, que los pisoteen, que los traten como animales de carga.


“Porqué estoy acá. Porque estoy contra la marginación, contra la explotación, porque somos condena­dos solamente por ser jóvenes.    


“No quiero clases sociales, no quiero gatillo fácil, no quiero burocracia. Soy socialista, soy revolucio­nario, soy ‘utópico’, ¿y qué?, “No soy el único”.