UJS
24/10/1996 | 516

“U- JOTA – ESE, El socialismo crece”

El sábado 19 de octubre se realizó el Congreso Nacional de la Unión Juventudes por el Socialismo. Más de 500 jóvenes de una punta a la otra del país: de Córdoba, Neuquén, Catamarca, Salta, Tucumán, Santa Cruz, el interior de la pro­vincia de Buenos Aires (La Plata, Mar del Plata), de prácticamente todas las zonas y municipios del Gran Buenos Aires y la Capital Federal, se dieron cita para discu­tir el movimiento de la juventud en la actual situación política y la tarea estraté­gica de construir una UJS de masas.


El congreso fue una verdadera movili­zación política de la juventud. Por la cam­paña previa de organización, iniciativas y triunfos políticos, y porque los centenares que rebalsaron el espacio del Congreso son, en su mayoría, organizadores y luchadores en sus barrios, lugares de estudie y traba­jo, que discutieron su plataforma de reivin­dicaciones y pusieron en pie su organiza­ción de combate.


La deliberación del congreso tu impre­sionante. Tanto en la parte plenaria como en las comisiones se procesaron centena­res de denuncias sobre la superexplotación a la que nos pretenden someter como en el puerto de Mar del Plata; la prohibición a la formación de centros dé estudiantes o el intento de poner “tutores” a cargo las de­nuncias dé represión, de policías en las puertas de los colegios; los chicoleen muchas partes del país llegan desnutridos y abandonan los estudios por ser desocupados; los estudiantes que por luchar por el boleto estudiantil tienen procesos judiciales; los intentos de transformar a los desocupados en enemigos competidores entre si y de los trabajadores; los avances en la privatización de la educación, así sea mediante cuotas compulsivas de coopera­dora o arancelando los posgrados y cobran­do todo trámite y funcionamiento en las facultades. Decenas y decenas de denun­cias y problemas fueron planteados. La UJS interviene en toda lucha reivindicativa de la juventud, promoviendo la organi­zación y los métodos de la acción directa.


Después del informe político (el primer punto del congreso), se anotaron más de 50 compañeros que, en muchos casos, sin te­ner más experiencia que algunas asam­bleas o reuniones de comités de base, se dirigieron al conjunto del congreso con una fuerza y combatividad enormes. Las inter­venciones reflejaban la campaña y militancia previa al congreso, las experiencias concretas de lucha y organización, las difi­cultades y, principalmente, la desespera­ción que estamos atravesando, las condi­ciones de vida, la represión, la marginación, el ahogo y hasta el hartazgo de una juventud que es consciente de todo y quiere encontrar una salida a su situación, y por eso, participó del congreso de la UJS y lucha por una sociedad sin explotadores ni explotados.


Las comisiones de trabajo fueron; 1) Situación política y plataforma de reivindi­caciones; 2) Secundarios; 3) Universitarios; 4) Represión; 5) Desocupación; 6Es­tatuto de la UJS; y 7) Terciarios. Esta última fue agregada a, propuesta de los delegados. Estas funcionaron durante va­rias horas, en las que se procesaron nume­rosos y profundos debates. Cada una sacó un despacho, que con los agregados, mocio­nes y contramociones, fueron votados en el plenario general.


Hay dos cuestiones que en este período cobran un carácter especial: la desocupación y el problema educativo. Estos son dos grandes ejes de trabajo que la UJS se lanza a organizar. Los movimientos de desocupados son un símbolo de la tendencia a luchar que anida en los explotados que extienden de Neuquén a Córdoba, él Gran Buenos Aires y el interior, y en el que la juventud juega un gran papel central, no sólo por su número, sino porque no tiene nada que perder. En este sentido, la forma de organizar a los desocupados es el empadronamiento masivo en los barrios, las movilizaciones a los municipios y el recla­mo de un seguro al desocupado de 500 pesos a partir de los 16 años, que no les corten los servicios y puedan acceder a medios de transporte gratuitos.


La cuestión educativa es otro de los grandes ejes de intervención de la UJS. La ´reforma educativa´ es uno de los pilares de este gobierno, en el que se encuentran grandes intereses depositados. La UJS se lanza a nivel nacional a desarrollar el movimiento de los secundarios. Queremos poner en pie los centros, coordinadoras y federaciones de secundarios en todo pue­blo, ciudad y provincia del país. La ‘refor­ma’ puede ser derrotada con un programa, una organización y lucha consecuente: En función de esto, la UJS apoya el Congreso de Bases de la Coordinadora de Estudian­tes Secundarios de la Capital y el Gran Buenos Aires, por la Unidad del Movi­miento Estudiantil. Este congreso, a reali­zarse el 9 de noviembre, es una gran tarea para todos los estudiantes que quieren la unidad, la organización en forma indepen­diente, democrática y combativa, delibe­rar y organizarse. La otra gran tarea es la realización del segundo congreso de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios de Neuquén y Río Negro antes de fin de año.


Nuestra intención no es copar” ni “aparatear”, el movimiento secundario, sino desarrollarlo, La UJS quiere la unidad del movimiento es­tudiantil y por eso impulsa el congreso de la Coordinadora Secundaria, con un delegado cada 5 estudiantes.


El congreso discutió que la construcción de una juventud de masas es una tarea estraté­gica. Queremos que la juven­tud sea la principal aliada de los trabajadores. Para que la revolución triunfe, los traba­jadores tienen que acaudillar a otras clases y sectores socia­les, esto es un requisito de toda revolución victoriosa:’ que al alzarse para cambiar la sociedad, arrastre detrás de sí a otras capas sociales que ven, junto a la clase obrera, una salida a su situación cada vez más desesperante. La tarea de construir una juventud de masas, una Unión de Juven­tudes por el Socialismo, es una tarea revolucionaria que este congreso vota desarrollar y profundizar.


El congreso finalizó con la intervención de Déborah, mi­litante de la juventud de la Zona Norte y miembro del electo Comité Nacional de la UJS quien Cerró procla­mando —bajo el grito atronador de todo un Congreso de pie: “UJS, el socialismo crece’— que el próximo Congreso de la UJS se realizará en Mayo del año que viene, en un estadio del conurbano bonaerense.