22/05/2018

Balance de las elecciones en la Universidad Nacional de Córdoba

Por Corresponsal Comité UJS Córdoba

El jueves 17 de mayo se realizaron las elecciones de Centros de Estudiantes y Consejeros estudiantiles en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). También se votó en simultáneo para consejeros de los otros claustros y se realizó la elección de manera directa y ponderada de decanos en siete facultades. Así se aplicó la reforma política antidemocrática que impuso el rectorado de Hugo Juri-Pedro Yanzi (Macrismo-PJ) y que se aprobara en diciembre de 2016 en medio de una asamblea escandalosa. Como habíamos denunciado en su momento la elección “directa” no trajo más democracia a la universidad, sino todo lo contrario; y ello quedó demostrado en varios aspectos.


En primer lugar, en las siete facultades que elegían decanos ganó el oficialismo. Las camarillas privatistas que dominan las facultades se vieron reforzadas sobre la base de un fenomenal y malversador despliegue de recursos de la propia universidad, como así también de los aparatos políticos capitalistas. De esta forma se prepara la elección directa de rector en 2019, al servicio de una reelección oficialista. En varias de las  facultades, como Psicología y Derecho, los candidatos oficialistas perdieron por amplio margen la elección en votos, pero igualmente “ganaron” gracias a la ponderación, porque el voto de un puñado de profesores titulares, donde las camarillas asientan su poder, vale 34% en la definición (50% en total el claustro docente), mientras que los miles de estudiantes apenas pueden influir en un 33%. 


Elección estudiantil


Esta regimentación “directa y ponderada” terminó influyendo en el claustro estudiantil, donde las elecciones para centro y consejeros estudiantiles, quedaron subordinadas a la elección de tipo presidencialista de decanos. La gran beneficiada de esta política fue Franja Morada, que logró reunir en sus listas a varios grupos de las camarillas de las facultades, incluidas del PJ, y consiguió 23.873 votos para la elección de Consejo Superior, obteniendo cinco de las diez bancas en juego, y sumando el Centro de Lenguas a los que ya dirigía anteriormente (seis en total). En segundo lugar quedó la lista kirchnerista de La Bisagra, a la cual se sumó una fracción de la Mella, con 13.646 votos, obteniendo tres bancas en el superior además del Centro de Psicología (dirige 8 en total). El frente SUR-Mella es el gran perdedor de la elección obteniendo 6.000 votos y un solo representante en el superior, perdiendo además los dos centros que dirigían (Psico y Lenguas). 


La reforma política antidemocrática, que pavimentó el avance de Franja Morada, fue apoyada por la mayoría de las fuerzas en la universidad, incluidos los K (La Bisagra), La Mella y el centroizquierda de Altamirano-Sur. Algunas de esas fuerzas se limitaron a plantear no una, sino dos ponderaciones, para mejor preservar sus aparatos. También hay que analizar, en esa dinámica, la coincidencia de esas fuerzas con la reforma antieducativa que impulsa el rectorado de Juri-Yanzi, con el sistema de créditos, que pretende crear carreras más cortas adaptadas a los intereses de las empresas, introducir el trabajo gratuito obligatorio como condición para recibirse e incrementar el negocio de la “formación continua”, es decir, las especializaciones y posgrados pagos; además del recorte de presupuesto. 


Esta verdadera unidad programática de parte de los macristas y kirchneristas, incluso de la centroizquierda, ha producido varios hechos políticos que echan claridad a la situación: 1) Juri fue designado presidente del Consejo Interuniversitario Nacional, en  un pacto con los rectores peronistas y kirchneristas, 2) Antes 63 rectores –radicales, peronistas, kirchneristas- firmaron con Macri su adhesión al sistema de reconocimiento, 3) El ex rector kirchnerista de la UNC, Tamarit, quedó a cargo de la CRES 2018, donde Macri anunciara la propuesta de extender la reforma a escala continental, 4) Altamirano, jefa de la camarilla “progre” de Psico cerró una alianza para estas elecciones con Yanzi, el vicerrector de Juri, hombre de Schiaretti y de la Iglesia.


En ese desarrollo de la situación, varias agrupaciones de “izquierdistas” se sumaron abiertamente al gobierno con las camarillas, particularmente Mella y SUR que conformaron un frente en toda la UNC patrocinado por la camarilla “progre” de Psicología (Altamirano), que terminó siendo un fiasco, perdiendo posiciones en todas las facultades, particularmente el Centro de Psico. El caso más grueso lo protagonizó el MST, que puso a Gómez (candidato a gobernador de Córdoba), como vicedecano de Psicología, integrando un frente que va hasta Yanzi del PJ y a la Iglesia Católica. No obstante contar con jugosos recursos oficiales, el MST terminó retrocediendo en toda la UNC haciendo su peor elección con algo más de 600 votos. 


La campaña de la UJS y el Frente Estudiantil de Izquierdas


Desde la UJS-Partido Obrero realizamos una campaña dirigida a enfrentar la reforma anti educativa de Juri-Macri y la complicidad de las camarillas privatistas kircneristas y “progres”. Levantamos en alto un programa de defensa de educación pública y de democratización de la universidad, que llevamos a la mayoría de las facultades con agrupaciones organizadas –once en total. En la última parte de la campaña denunciamos el pacto con el FMI de Macri, al cual apoya Schiaretti -es decir el rectorado. Hicimos un planteo de preparación del movimiento estudiantil para la etapa que se ha abierto en el país y en la universidad, sosteniendo la necesidad de reorganizar al movimiento estudiantil por medio de asambleas e interfacultades, para desarrollar un plan de lucha contra la política del Fondo -una primera muestra de esto es la resolución del Ministerio de Educación que recorta la incumbencia de carreras como Psico, Médicas, etc.


El Frente Estudiantil de Izquierdas, que integramos junto a los compañeros del PTS, IS y Cauce, obtuvo 1.600 votos en toda la universidad sosteniendo las posiciones alcanzadas anteriormente en las distintas facultades. Tomamos los votos obtenidos, y por sobre todo la lucha y los reagrupamientos alcanzados, como una base para enfrentar mejor los desafíos que seguramente conmoverán al movimiento estudiantil en la UNC.


La primera tarea que tenemos en ese sentido es preparar con todas las fuerzas el “Foro por la Educación Pública” convocado por la Conadu Histórica para junio en la provincia, en rechazo a la privatista Conferencia Regional de Educación Superior que tendrá lugar aquí en simultáneo.