28/06/2001 | 712

Balance del Encuentro de Estudiantes Opositores

Gran intervención de la UJS

La intervención de la Unión de Juventudes por el Socialismo en el Encuentro de Estudiantes Opositores realizado el sábado 23, en la facultad de Ciencias Sociales de la UBA fue decisiva para darle a éste un contenido político acorde a las tendencias que surgen de la Argentina piquetera. Por su cantidad y calidad política, la representación de la UJS se delimitó de las maniobras electoralistas de las otras corrientes.


 


Fuera De la Rúa-Cavallo


Las características del propio Encuentro, sin delegados electos en asamblea y al que se quiso imprimir un funcionamiento burocrático, no fue un límite para desarrollar una lucha política. A propuesta de la UJS las comisiones incorporaron las consignas de «Fuera De la Rúa-Cavallo y el pacto con el PJ y los partidos provinciales», y exigir y organizar la huelga general con las corrientes que luchan en el movimiento obrero.


La UJS propuso, al inicio, la presidencia honoraria del Encuentro para los mártires de Mosconi, los presos piqueteros y todo el pueblo que expulsó a la gendarmería, lo que fue votado por ovación. Planteamos el apoyo al pronunciamiento de la Coordinadora Departamental de San Martín, que fue tomada por el plenario. La UJS propuso, y fue refrendado, una jornada de lucha a nivel nacional para el próximo jueves 28, por la libertad de los compañeros detenidos y el retiro de la gendarmería de Salta.


Frente a la crisis de Aerolíneas se planteó la expropiación bajo control obrero. Siguiendo el ejemplo de las movilizaciones, realizadas por el Polo Obrero el 20 de junio, contra Repsol, se resolvió organizar para el 9 de julio jornadas antimperialistas en todo el país y, el 1_ de julio, un escrache a Repsol en apoyo a la lucha del norte de Salta.


 


Por un Congreso de Bases


El Encuentro se pronunció por el boicot al Congreso trucho de la Franja Morada y la Alianza, y a las asambleas universitarias convocadas por los rectores para reformar los estatutos. Esta resolución significa una derrota a las corrientes de izquierda, como la Unidad Opositora (Patria Libre-PC), que participaron del Congreso re-trucho de FUA en forma ‘crítica’.


Contra la política ‘colaboracionista’ de un sector, el Encuentro se pronunció por un Congreso de Bases del Movimiento Estudiantil de la FUA y de todas las federaciones, y adoptó la propuesta enviada por la Asociación Gremial Docente de la UBA de formar intergremiales junto a docentes y no-docentes en todas las universidades. También se votó apoyar en forma activa el paro de Conadu y Ctera, y preparar para el segundo cuatrimestre una gran marcha federal educativa.


 


Balance


La intervención de la UJS superó los planteamientos de quienes querían el Encuentro para un lanzamiento de la campaña electoral ‘unitaria’, dejando de lado un debate político e iniciativas de lucha. Pero para hacer eso había que darle la espalda a la crisis nacional y a la lucha piquetera que recorre al país. Para la izquierda electorera, el debate político sería un factor de división, que es mejor dejar de lado. El programa, en vez de ser una herramienta clarificadora y unificadora de la lucha es convertido en un factor de dispersión y división.


La UJS politizó el debate y planteó una salida nacional: «que se vaya De la Rúa-Cavallo, Asamblea Constituyente soberana», tuvo que ser debatida en las comisiones clarificando las posiciones. Representamos al movimiento piquetero, mocionando por una medida de lucha inmediata y desarrollando las perspectivas del movimiento.


En las comisiones también defendimos la necesidad de que la lucha contra el plan Delich debe darse ahora, luchando para echar a los rectores y decanos, que son la correa de transmisión de la política capitalista en la universidad. Planteamos, frente a la cuestión del poder que se presenta en la universidad convocar a la Asamblea Universitaria democrática para elegir una nueva dirección y dar satisfacción a los reclamos del movimiento universitario.


La destacada actividad de la UJS en el Encuentro es el reflejo del desarrollo de nuestro trabajo político en todas las universidades. La decisión de suscribir el documento fue adoptada por unanimidad, en un plenario final (realizamos 5 durante toda la jornada), donde se caracterizó al documento como un triunfo político. Señalamos que tomábamos lo votado como un mandato hacia nosotros mismos, es decir, como un compromiso para echar a Franja Morada y transformar a la Universidad en una trinchera de la lucha piquetera contra el régimen de De la Rúa-Cavallo.

También te puede interesar:

“Megaelecciones” en el país trasandino.
78% para el "Apruebo" y la elección por el voto del 100% de los constituyentes
Cientos de miles ganan las calles en su primer aniversario.
El comienzo de la crisis terminal de la centroizquierda argentina. Escribe Néstor Pitrola.