El viernes 10, el Frente de Lucha Estudiantil (Fle-UJS e Independientes) ganó las elecciones del Centro de Estudiantes del Colegio Mariano Moreno (Cemm). Se impuso por 298 votos contra 196 votos de la alianza Ademm-PA-Phale (alianza entre la dirección actual del Centro y dos listas más). Culmina así la lucha que dirigió el Fle frente al desmoronamiento del colegio, que obtuvo un importante pliego reivindicativo.


El Fle recupera el Cemm, de cuya conducción había sido desplazado hace dos años por el Ademm. Bajo la anterior conducción del Fle, el Cemm llevó adelante grandes luchas. Conquistó con la movilización, importantes reivindicaciones del colegio (instalación de estufas, arreglo de los baños) y se convirtió en uno de los dirigentes de las tomas de colegios de 1998 contra la aplicación de la Ley Federal en la Capital.


Por esto la Municipalidad intervino en el ’98 el colegio y, en alianza con una pequeña camarilla de profesores y preceptores (algunos de los cuales venían desde la dictadura), comenzó un ataque sobre el Cemm. Con una campaña macartista –acusaciones contra la «manipulación del Partido Obrero»– y una fuerte persecución sobre los activistas del Fle, las autoridades conformaron y apoyaron en las elecciones del ‘98, a la lista ‘independiente’ Ademm (Agrupación de Estudiantes Mariano del Moreno), que se quedó con el Centro.


Pero, pese a haber perdido la elección, el Fle siguió organizado, defendiendo el Centro de Estudiantes (desbaratando el intento de fraude que trató de armar el interventor radical en las elecciones de ese año, para dejar al Fle sin cargos) y destruir el Cuerpo de Delegados. Fue por este trabajo realizado sin desmayos –y en ‘contra de la corriente’ de las autoridades aliancistas– durante estos dos años, defendiendo al Cemm, las reivindicaciones estudiantiles, la educación laica, estatal y gratuita, de apoyo a las luchas populares, que el Fle volvió a ganar. Gracias a esta trayectoria y al lugar ganado frente a los estudiantes, el Fle se puso a la cabeza de la lucha (en contraste con la parálisis de la dirección del Ademm) por la entrega de becas, el arreglo del colegio y la instalación de un comedor escolar. Frente a este último reclamo, una de las agrupaciones que formó el frente con Ademm nos cargaba diciendo que prometíamos un Mc Donalds en el colegio. Pero nuestra orientación cobró más fuerza con la caída del piso del Moreno y nos llevó a la victoria, luego de las movilizaciones sobre la Legislatura realizadas conjuntamente con la cooperadora y algunos docentes.


El Fle se impuso en estas elecciones porque luego de esta gran victoria fue el único que planteó una perspectiva a los estudiantes: se necesitaba un Cemm fuerte y participativo para encarar la lucha en defensa de la educación estatal, laica y gratuita contra el intento de aplicar la reforma educativa en la Capital. Para conseguir todas las reivindicaciones de los estudiantes y docentes, para que el gobierno cumpla el acta-compromiso y el año que viene, asegurar, con la movilización, la entrega de becas y la instalación del comedor.


Fue con esta campaña que ganamos, denunciando que el Ademm era la lista que representaba los intereses de la Alianza (que, a su vez, empezó a realizar ‘alianzas’), llamando a no votar por las listas ‘en joda’ (que no daban ninguna salida) y planteando que lo que estaba en discusión era muy serio. Los activistas que nos nucleamos en el Fle llevamos esto adelante, discutiendo todo el día con los estudiantes, pasando por los cursos, haciendo carteles.


Este triunfo tiene que servir para apuntalar la organización de todo el movimiento estudiantil secundario de la Capital, eje fundamental de la lucha contra la reforma educativa privatista.

En esta nota

También te puede interesar: