Universidad

8/12/1993

|
408

El pacto Menem-Alfonsín en la Universidad

Para el miércoles pasado la Federación Universitaria Argentina había planteado la “ocupación” general de facultades para protestar contra la inminente aprobación de la ley que abre paso al arancel y a la privatización de la enseñanza superior. Ni bien se anunció la medida, Franja Morada prácticamente desapareció de las facultades de la UBA y todo concluyó con aires de ficción: no se ocupó nada y, en Ciencias Sociales, donde se realizaría la actividad central de la jornada, el corte de calle y la ocupación simbólica fueron impulsados por la UJS, activistas independientes y de la gremial docente (ver nota).


La borrada de Franja Morada, como el propio planteo de las ocupaciones, se dieron en un clima de deliberación que recorre las filas del radicalismo universitario, luego del pacto Menem-Alfonsín. Entre el anuncio de las “ocupaciones” y su concreción el miércoles 1º, un plenario de Franja Morada decidió apoyar el pacto Menem-Alfonsín, con “resistencias”, según informó “Ambito Financiero”. Los rectores radicales, el mismo martes 30, previo a las ocupaciones, “estuvieron reunidos durante varias horas con el secretario general de Políticas Universitarias, Juan Carlos del Bello”, hasta que alumbraron un “acuerdo general” (Página 12, 3/12/93; ver nota). En el mismo nivel del podrido pacto menemo-alfonsiniano, la cosa tuvo su precio: “en forma paralela a estas negociaciones, el Congreso otorgó ayer 120 millones de pesos más al presupuesto de las casas de estudio” (ídem), que no serán destinados al aumento de los miserables sueldos docentes y quedarán para el manejo de los propios Consejos Superiores.


La Universidad está siendo liquidada por el contubernio del menemismo y la UCR. Planteamos la necesidad de que se convoque a un congreso extraordinario para enfrentar al pacto Menem-Alfonsín y para resolver un plan de lucha contra el arancel y la privatización educativa.