10/11/1993 | 406

El Pts hace “sus cuentas”

El Pts ha acuñado un nuevo concepto político (y por sobre todo aritmético) para explicar su desempeño electoral en la UBA: no avanzó, tampoco retrocedió, ni siquiera se estancó: … “se consolidó”. Textualmente: “tuvimos un aumento del número total de votos, retrocedimos en el espacio político que ocupamos en porcentaje de votos y aun así nos consolidamos como primer fuerza de izquierda … (lo que constituye) el aspecto esencial del balance”. Entonces, usted ya sabe: cuando “pierde espacio” no pierda por eso el optimismo: usted se está nada menos que “consolidando”.


Para fundar su ¿curiosa? conclusión, el Pts muestra en su periódico los resultados sumados de las facultades de Filosofía, Psicología y Ciencias Sociales: obtuvo el 11,9% de los votos en el ‘92, y el 7,8% en el ‘93, lo que significa que perdió más del 33% de los votos, puesto que de cada 100 votos perdió 4 de los 12 que tenía. El FIT, en cambio, según las mismas cuentas, subió un 7%: pasó del 3,1% al 3,3% de los votos totales. Es cierto que aunque los porcentajes bajan, los votos suben, esto porque este año votaron mucho más estudiantes. En este caso el Pts se “olvidó” de una cuenta: sus votos aumentaron el 14% (1160 a 1320) y los del FIT 88% (de 300 a 566), y esto ocurre así solamente en las facultades que el Pts “elige” para la comparación.


Pero esta “selección” de facultades que efectúa el Pts es una completa truchada, ya que no incluye a Económicas (donde el FIT obtuvo 144 votos) ni a Exactas, donde todavía no se votó, ni a los secundarios de la UBA, donde el Frente de Izquierda obtuvo 300 votos en el Buenos Aires, y la lista de la UJS e independientes, en el Pellegrini consiguió 650. Lo cual da hasta el momento más de 1.600 votos, bastante más que los del propio Pts.


Para concluir, sólo nos queda por añadir lo siguiente: el Pts perdió votos, no solamente en beneficio del FIT,  sino en una gran medida, en beneficio del Frente Grande. El electorado “extremista”  del Pts (así lo calificó textualmente el año pasado) resultó, al menos en una parte, tener poderosas inclinaciones centroizquierdistas. Pero como toda la política del Pts en la Universidad es puramente académica, se puede decir que, al menos objetivamente, el “espacio”  angostado que  aún vota al Pts, lo hace por el centroizquierda.


Fin de las “cuentas” claras.