13/04/2021

Escándalo en la UNA: elecciones irregulares

Por Natalia Santillán Consejera Departamental y presidenta del CEDAM

Dentro de un mes, en la Universidad Nacional de las Artes se realizarán elecciones de Consejeres (Departamentales y Superiores). La gestión -afín al actual gobierno-, que no mostró el mínimo interés en tratar la cuestión de crisis presupuestaria en lo que va del año (tampoco el año pasado ni los anteriores), muestra ahora, sin embargo, un gran apuro en llevar adelante las elecciones sea como sea.

Desde que fueron anunciadas a mediados de marzo, hace apenas unas semanas, enfrentamos diversas imposiciones y atropellos. Por un lado, se anunció un sistema de votación mixto (presencial y remoto) con muy poca claridad sobre cómo se garantizarían las condiciones efectivas y seguras para el método virtual. Por el otro, se dictaminó una hipotética presencialidad cuando aún la situación epidemiológica era de incertidumbre y hoy en día vemos como la segunda ola de contagios está sucediendo en medio de una crisis sanitaria con falta de vacunas, recursos básicos, etc.

A las varias irregularidades -como, por ejemplo, anunciar con una antelación mínima la conformación de las correspondientes Juntas Electorales, la exhibición de padrones y establecer lapsos ultra limitados para reclamar modificaciones en ellas, cuando hay cantidad de estudiantes que no figuran-, ahora también se suman los requisitos para la presentación de listas. En los distintos Departamentos, la gestión estableció que la presentación de avales debe hacerse no sólo con nombre y número de DNI, sino también con una imagen escaneada del mismo, con la condición de que lo haga cada estudiante de manera individual desde su correo electrónico. Algo inédito en el pedido de avales.

Todo esto fue notificado en la misma semana que la misma gestión puso como fecha límite para presentar listas. Una traba burocrática más para coartar la participación en unas elecciones digitadas impunemente por una gestión que ojalá resolviera con tanta prisa la falta de comisiones para cursar. Desde ya, rechazamos estos métodos y maniobras que muy lejos están de la tan autoproclamada “construcción colectiva” y democrática de la Universidad.

Llamamos a todo el estudiantado de la UNA a brindarnos su aval y apoyar listas independientes de las autoridades y los gobiernos de turno. Más que nunca, necesitamos seguir defendiendo una alternativa realmente independiente y combativa por la defensa de la educación pública y artística.