07/07/2021

Estudiantes en pasantías de la línea 147 denuncian la precarización laboral por parte de la UNR y la Municipalidad de Rosario

El día 5 de julio, 48 estudiantes de Psicología y Comunicación Social de la Universidad Nacional de Rosario, quienes se desempeñan como pasantes en la línea gratuita 147, denuncian que sostienen el servicio en su totalidad y que son empujados a realizar la pasantía bajo teletrabajo sin capacitación, con sus propios dispositivos de conexión y violando el convenio de la Ley Nacional de Pasantías de parte de la UNR y la Municipalidad de Rosario (La Capital, 29/6).

Dentro de sus reclamos exigen mejores condiciones de trabajo, ya que revelan que sus contratos estipulan tareas de apoyo pero atienden entre 40 y 50 llamadas de todo orden en tan solo cuatro horas.

“Hoy somos los que sostenemos el servicio y atención al ciudadano de 8 a 20hs. Esas doce horas son sostenidas por pasantes, no por trabajadores, sólo tenemos un supervisor” cuenta uno de los estudiantes afectados. Y por un mísero convenio de 16.800 pesos, monto que se rige por las paritarias municipales pero que no es siquiera la categoría más baja de un trabajador municipal.

Una evidente muestra de la precarización laboral que sufren los estudiantes universitarios mediante el rótulo de pasantías que lejos están de brindar experiencia en el campo profesional, más bien funcionan de maquillaje para el sostenimiento de las tareas que debería garantizar el Estado.

Aun así, desde el municipio el secretario de Gobierno Gustavo Zignago salió a lavarle la cara a la Gestión de Pablo Javkin declarando que “esto no es un trabajo, es una oportunidad que les servirá de antecedente cuando entren al mercado laboral” (El Ciudadano, 6/7), deslegitimando todos y cada uno de los justos reclamos de los pasantes.

Es harto sabido que el cuento de la preparación para el “mercado laboral” es el intento de degradar la educación pública para ponerla a tono con la destrucción de los convenios colectivos y las pasantías basura que el Gobierno Municipal y la UNR quiere imponerle a la juventud estudiantil con el sigiloso aval de la burocracia sindical y la Federación Universitaria de Rosario.

Pero esta violación del convenio que plantea la Ley Nacional de Pasantías que sufren los estudiantes de Psicología y Comunicación Social no es un hecho aislado, forma parte de un cuadro de situación que se replica en cada acuerdo congeniado entre las Universidades, los Gobiernos y las empresas. Para evitar que los pasantes no perciban un salario remunerativo, no figuren bajo convenio colectivo de trabajo y reemplazando a los trabajadores en sus puestos, ahorrándose las cargas sociales por parte de las empresas y del Estado.

Un antecedente actual fue el convenio la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) junto al Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires para la creación del Centro de Telemedicina para detección del Covid-19-Universidad (CeTec-U), que implicaba para los estudiantes “voluntarios” jornadas equivalentes al caso de los pasantes de la UNR, y con una beca paupérrima que ni siquiera se pagaba a término (Prensa Obrera, 3/3) Una verdadera burla y una condena a la pauperización de la vida de los jóvenes estudiantes.

Esto por esto que las prácticas profesionales deben ser bajo el marco del convenio colectivo de trabajo y orientadas al servicio de la formación disciplinar y profesional de los pasantes.

Desde la UJS y el Partido Obrero seguiremos luchando por:

Igualación con convenio municipal y pase a planta.

Salario igual a la canasta familiar y su proporcional a las horas empleadas.

Basta de pasantías basura. Pasantías para formación, sin contraprestación laboral, con pago a cargo de las empresas y el Estado.