Universidad

31/8/2023

Filo UBA: la gestión kirchnerista y El Colectivo votan el recorte de horarios

En una sesión escandalosa y antidemocrática dejaron a cientos de estudiantes afuera de la cursada. Movilicemos por la derogación del proyecto.

Foto: corresponsal.

En la última sesión del Consejo Directivo se aprobó el recorte de horarios en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Este proyecto, impulsado por la gestión de Manetti y Morgade, recorta 2 horas de cursada, modifica las franjas de impares a pares y reduce la jornada de 8:00 a 22:00 horas (actualmente es de 7 a 23). Si salís del trabajo a las 18, la clase que antes arrancaba a las 19 y podías cursarla ahora arranca una hora antes, a la hora que salís de laburar.

La sesión se desarrolló en un clima extremadamente tenso, la sala del Consejo se encontraba repleta de estudiantes que rechazaron el recorte. Se trató de la primera movilización al Consejo Directivo en 4 años. Las autoridades de la facultad, sin permitir que el conjunto de las agrupaciones y los estudiantes se expresen, decidieron pasar a la votación, cercenando el debate y desoyendo los reclamos de los estudiantes que se movilizaron para defender su cursada y la de sus compañeros. A esto se sumó el FEI, agrupación de edición, con vínculos con el rectorado de la universidad.

El colectivo y las autoridades, de espaldas a los estudiantes

Para hacer pasar este ajuste, las autoridades contaron con un aliado clave: la conducción del centro de estudiantes, El Colectivo. La conducción kirchnerista presentó un proyecto para que se apruebe el recorte y que, una vez aprobado e implementado, se haga un relevamiento para ver si funcionó bien. Ese proyecto, que fue votado, se contrapuso al que presentó la consejera estudiantil Tatiana Fernández (de la Unión de Juventudes por el Socialismo-Partido Obrero) para que no se vote ningún recorte y que se realice un relevamiento público ahora para ver el impacto real que tendría esta medida, antes de que se aplique.

Uno de los argumentos de las autoridades y las representaciones de El Colectivo (La Cámpora-Mella-Movimiento Evita) para actuar de esta forma tan irresponsable y dañina es la “subutilización” de las franjas horarias. Este argumento es completamente falaz, ya que actualmente hay más de 66 comisiones que se mantienen en los horarios de 21 a 23, franja que es la principal afectada por el recorte dado que la mayoría de los estudiantes que cursan en ella trabajan y no tienen otros horarios para poder cursar.

Desde la UJS (minoría en el Consejo Directivo) presentamos más de 500 casos relevados de estudiantes que sostienen que este recorte los deja afuera de la cursada. La consejera directiva de La Cámpora dice que este número “no es suficiente”. En la lógica del ajuste, los estudiantes son una variable más cuando los números no cierran. Además, es claro que el número de estudiantes afectados asciende mientras más casos se releven, lo que vuelve la situación aún más preocupante.

Asimismo, en un ataque derechista contra la organización estudiantil, las 3 presidencias kirchneristas del Cefyl acusaron a nuestra representación estudiantil de “sembrar terror e incertidumbre” en el estudiantado por denunciar y hacer visible los testimonios de estudiantes que se ven seriamente perjudicados para poder continuar sus carreras. ¿No son acaso quienes ajustan y complejizan la cursada para los estudiantes que ya se ven golpeados por la precarización laboral y la crisis económica los que generan incertidumbre?

El otro argumento “de peso” para justificar este recorte es un supuesto relevamiento realizado por la Secretaría Académica de la facultad, que no fue presentado en ninguna sesión del Consejo Directivo. Tampoco conocemos al momento un solo estudiante que haya sido relevado. Es llamativo que todas las representaciones, a excepción de nuestra consejera Tatiana Fernández Martí, hayan firmado este dictamen tan flojo de papeles.

Por último, la gestión decide apoyarse en una bajada de matrícula en los horarios de 21 a 23. Este descenso de matrícula, que se refuerza cada vez más en el contexto de un ajuste, ocurre de forma generalizada en la facultad; los más golpeados por la crisis son expulsados.

#NoAlRecorte: vamos por la derogación del proyecto, asamblea del Cefyl para votar un plan de lucha, elecciones de centro ya

La sesión del Consejo Directivo dejó 2 conclusiones clave. En primer lugar, El Colectivo muestra una vez más que es un apéndice de las autoridades. Transformó al Cefyl en una oficina de la gestión, una parte de sus militantes tiene cargos y se integró a la gestión en varios aspectos. En la sesión, aparte, se terminó dando una situación bastante demostrativa: la conducción del centro, nuestro organismo gremial, terminó votando un proyecto repudiado por decenas de estudiantes movilizados. Si alguien, entre ajustar horarios o estar con los pibes, elige lo primero, no contará con nosotros.

En segundo lugar, la lucha en defensa de la universidad es ahora y tiene que contar con una orientación independiente de los gobiernos y las autoridades. El kirchnerismo no tiene ninguna legitimidad para pelear en defensa de la educación en el marco del avance de las ideas privatistas de Milei. Son sus representantes políticos quienes hoy recortan las partidas presupuestarias a nivel nacional, ajustan las facultades que dirigen y mantienen a los centros de estudiantes subordinados a este ajuste, y, por ende, desmovilizados.

Hay que patear el tablero. Poner en pie nuestras herramientas de organización gremial es la tarea del momento, para impulsar un plan de lucha en defensa de la educación y estar en mejores condiciones para dar las peleas por las reivindicaciones futuras.