02/07/2021

Finalizaron las elecciones de profesores en la Facultad de Sociales- UBA

Se impuso la lista que reúne a las agrupaciones kirchneristas.

Por 19 votos, se impuso la lista que promueve como decana a Ana Arias, la candidata que reunió a las agrupaciones kirchneristas (Cullen, Nexo, la 39, Interclaustro-Movimiento Docente, la 15) frente a la lista radical (UES-Franja Morada). Si alguno imaginaba que estas elecciones convocadas en tiempos de pandemia y solo para el reducido claustro de profesores iban a sortear el pantano en el que está hundida la facultad, le erró al cálculo. La crisis de Sociales –en el cuadro de la crisis presupuestaria y salarial de la docencia universitaria, con un edificio sin terminar, con una planta mayoritariamente interina, con cientos de ad honorem- va a seguir su curso.

Estas elecciones fueron solo una disputa por el control de un padrón de apenas 252 profesores regulares que tienen el control del 50 % del Consejo Directivo, el órgano de cogobierno de la facultad. Afuera de la elección, en esta democracia universitaria, quedaron los 3.500 docentes, 25 mil estudiantes, 350 trabajadores no docentes. Es decir, el demos de la facultad. Según el cronograma que pactaron ambos bloques, en agosto votaría el claustro de graduades y antes de fin de año –porque no hay fecha fijada- el más numeroso: el estudiantil.

Un bloque de independencia política

En la carrera de Sociología, se logró conformar un bloque entre la Izquierda de Sociales (PO, PTS, IS y Rompiendo Cadenas) más Imaginación sociológica, que plantó la candidatura de Lucas Rubinich a Director y una lista de profesores propia. En el cuadro de la extrema polarización electoral de la Facultad, este Bloque logró romper esa lógica y reunió un 26% de los votos. Nuestro planteo fue no solo denunciar el carácter antidemocrático de esta convocatoria a elecciones y su realización en medio de un cuadro de contagios y de muertes que se siguen acumulando, sino también plantear que sin una posición independiente del gobierno, las gestiones y los oficialismos en las carreras, no había salida para Sociales. El importante resultado indica que había un lugar para salir de la doble tenaza del Rectorado y de quienes se sacaron fotos con Kiciloff en la escalinata de la Facultad.

No lo entendió así Interclaustro-Movimiento Docente (que hegemoniza Patria Grande) que se subordinó a la lista kirchnerista alertando contra el peligro del Rectorado, un “mal menor” que oscurecía, en primer lugar, el dato de que ambos bloques han gobernado y gobiernan en todas las carreras y cada uno monopoliza la mitad del actual Consejo Directivo. Todo esto, sin haber resuelto los más elementales reclamos por la democratización del régimen político, por la regularización de todos los cargos docentes tal cual lo plantea el CCT, por el fortalecimiento del grado o por el salario para la docencia ad honorem, entre un listado sin fin de agravios.

De cara a lo que viene –incluso en el desigual terreno en el que instalaron estas elecciones desdobladas-, el desafío inmediato es abrir una gran deliberación entre los docentes, estudiantes y no docentes que reivindiquen una posición independiente del gobierno y las gestiones. Plantear una salida a la crisis de Sociales. Por la democratización del régimen político en las carreras y en el Consejo Directivo. Por la aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo y regularización de todos los cargos docentes. Por mayor presupuesto, aumento salarial, renta para los ad honorem. Por la definitiva construcción del edificio para Sociales. Por un movimiento docente, estudiantil y no docente que ponga en pie una facultad y una universidad sobre nuevas bases sociales.

También te puede interesar:

Ningún despido en la UBA. Reincoroporación inmediata de Pablo Boglio.
Sumate a una campaña que crece con cada vez más fuerza entre la juventud.
Pongamos en pie a Sociales frente al ajuste del gobierno y las camarillas universitarias.