30/03/2021

Que dejó el 24 de marzo en Humanidades-Unsam

UJS-PO, Presidenta CECYT

La lucha contra la impunidad y la represión, que ha sabido tener al movimiento estudiantil como protagonista, encontró este 24M a la mayoría de los centros de estudiantes de la UNSAM mandados a guardar, a excepción del CECyT presidido por La Caldera.

No se trata únicamente de conmemorar un hecho histórico, aunque quienes gobiernan se esfuerzan en convertirlo en eso. Se trata de la vigencia de la lucha contra la impunidad, el ajuste y la represión, tanto de ayer como de hoy.

No hay “nunca más” si siguen matando pibes a manos de la policía como el caso de Facundo Castro o Santiago Maldonado. Tampoco si continua la violencia hacia las mujeres y reprimen a sus familiares como con Úrsula Bahillo. O cuando es negado el derecho a la tierra para vivir y desalojando como en Guernica, ni cuando 6 de cada 10 pibxs es pobre.

El 24 abre un debate necesario

Por eso en la escuela de humanidades propusimos convocar una asamblea hacia el 24 de marzo para debatir y votar si adherir a la movilización convocada por el “encuentro memoria, verdad y justicia”, y acciones para llevar adelante como centro preparando una participación masiva. Ante ello la conducción del CeHum (Martí-Mui) planteo su rechazo tajante y convocaron una reunión de comisión directiva la noche anterior al 24M, bloqueando cualquier debate y toma de decisiones por el conjunto de les estudiantes.

La reunión de comisión directiva fue un bochorno. Impusieron un documento que carece de cualquier referencia a la situación actual de los derechos humanos y rechazaron toda acción por parte del centro. Para colmo, se dedicaron a hablar de las elecciones de centro al punto de votar un cronograma tentativo para (sic) abril.

Cabe preguntarse: ¿De qué nos sirve un centro que actúa de espaldas a les estudiantes, al punto de borrarse en una fecha tan emblemática para el pueblo argentino? Si vamos sumando la respuesta es clara. Cuando desapareció Facundo rechazaron movilizarse, por Guernica y Úrsula también. El 8 de marzo tampoco impulsaron absolutamente nada. Frente al cierre de Idiomas para 1ro y 2do año se llamaron al silencio, así como frente a la falta de comisiones o el necesario aumento de las becas de la Unsam y distribución de computadoras y acceso a wifi para combatir la deserción estudiantil. Está claro, que a les estudiantes este centro no nos sirve.

Pero, ¿Por qué hacen esto y a quien le sirve? En el caso del 24 de marzo, le sirve al gobierno que explícitamente exigió a todas sus organizaciones afines no salir a incomodarlos. Mientras en plaza de mayo exigíamos que se vaya el facho de Berni, la vicepresidenta Cristina Kirchner lo sentó en primera fila como invitado de lujo en el acto que realizaron. Sucede que saben muy bien que el ajuste no pasa sin represión. Aquí yace el meollo de la cuestión; o la juventud y sus organizaciones le lamen las botas al gobierno, haciendo una carrerita política o mendigando alguna dadiva, mientras nuestra situación empeora día a día, o se organiza de forma independiente al mismo y sale de conjunto a pelear por sus reclamos y derechos.

Tomemos la posta

Por delante nos quedan muchos desafíos y desde nuestra agrupación La Caldera impulsaremos el debate entre les estudiantes y a su turno, la recuperación del Centro de Estudiantes para que efectivamente sirva a las necesidades de les estudiantes. En ese camino participaremos este miércoles 31 de la jornada nacional educativa movilizando junto a secundarios, terciarios y otras universidades al Ministerio de Educación exigiendo becas, computadoras y wifi para combatir la deserción educativa en todos los niveles. Y el 9 de abril, fecha que está convocada una asamblea de humanidades, plantaremos bandera para que se escuche la voz de les estudiantes y salgamos por todos los reclamos.

Como este último 24 de marzo, el desafío queda en nuestras manos. Súmate a La Caldera.