Universidad

14/6/2007

|
996

Se profundiza la crisis

La disputa de camarillas y la movilización estudiantil ahondaron la crisis en la Universidad Nacional de Rosario. Hay dos postulantes al Rectorado. Por un lado Darío Maiorana (ex decano de Humanidades), perteneciente a la corriente de la UCR (Milletismo) que va por fuera del Frente Cívico binnerista; el candidato a vicerrector de Maiorana, Seminara, es abiertamente kirchnerista, lo que deja en evidencia la alianza del radicalismo que no está con Binner con el gobierno nacional. Por el otro, el actual decano de Derecho, Ricardo Silberstein, del Partido Socialista. Se están disputando los negocios y el millonario presupuesto de la UNR. Sin embargo, ambos sectores tienen las mismas posiciones en las cuestiones esenciales de la vida universitaria: defienden los posgrados pagos, las ventas de recursos a terceros, la existencia de docentes ad-honorem, etc.


El movimiento estudiantil


La lucha que arrancó hace un mes cuando se eligieron los decanos, pegó un salto con las movilizaciones, asambleas interfacultades y ocupaciones que impidieron en dos oportunidades, a pesar de la represión y de las patotas, la realización de la Asamblea Universitaria.


El debate más importante en el movimiento estudiantil es cuál debe ser la conducta frente a Silberstein y sus maniobras.


El Alde (PCR) abre una cuota de expectativa en Silberstein.


Hasta ahora fracasaron todos los intentos de cerrar la crisis. En pocos días se producirá la acefalía y tampoco pudieron nombrar a un rector interino. Está convocada, provisionalmente, una nueva Asamblea Universitaria fuera de Rosario (Casilda) para el 29 de junio.


La UJS-PO plantea la necesidad de profundizar la movilización, las asambleas y la Interfacultades, y la extensión de la campaña por la democratización al conjunto de la comunidad educativa, señalando la importancia de que esta lucha sea independiente de los dos bloques que vienen rapiñando la UNR.

En esta nota