03/10/1998 | 599

Terciarios en la mira

Los estudiantes de los institutos terciarios son el ‘sandwich’ de las leyes menemistas de reforma antieducativa (leyes Federal de Educación y de Enseñanza Superior). Esas leyes plantean la liquidación de los institutos terciarios y la adaptación de los programas de formación docente a las necesidades de mercado, o sea al servicio del lucro capitalista y a las exigencias del Banco Mundial, para que se recorte el presupuesto destinado a educación.


A partir de ellas se legaliza el arancelamiento, se promueve la deserción a través de circulares limitacionistas (9085 y 11619), se fusionan cursos y cierran carreras disminuyendo las cargas horarias, se desvalorizan los títulos, pero por sobre todo, se ataca las condiciones laborales que nos esperan como docentes. Ya, los títulos del magisterio habilitan sólo para el EGB 1 y 2, o sea, hasta el antiguo 6º grado, quitándoles el 7º grado, disminuyendo las oportunidades laborales. También los profesores ven decrecer sus oportunidades, es el ejemplo de los profesores que daban cátedras en las materias de Geografía, Historia y Educación Cívica en las escuelas medias, debiendo perder sus horas al fusionarse estas materias en el Area de Ciencias Sociales. Lo mismo pasa con el Area de Ciencias Naturales, teniendo en cuenta que no se sabe la cantidad de carga horaria de las materias humanísticas en el «Polimodal». Además de que los nuevos títulos no habilitan para ejercer en Superior, cuando los títulos anteriores si lo permitían.


Ni hablar de los cursos de la Red de Formación Docente. Continua: este ‘reciclaje’ se extenderá en el tiempo, forzándonos a capacitarnos constantemente, estableciendo un régimen de exámenes periódicos, incentivando una competencia entre los docentes, dejando sin trabajo a muchos.


El eje de presión para adaptar los programas educativos lo están dando a través de los PEI (Proyectos Educativos Institucionales) para poder acreditar ante la Red. Instituto que no presente su PEI queda afuera del sistema, debiendo cerrar sus puertas. La pretensión de hacer pasar los PEI como un requisito para mantener abiertos los institutos y con la posibilidad ‘democrática’ de que los estudiantes elaboren su propio PEI (pero sin salirse de los marcos establecidos por la Ley Federal), es el más antidemocrático atropello contra los docentes y futuros docentes. Nos dan la posibilidad de que tiremos de la soga que nos rodea el cuello.


En Neuquén, los terciarios lograron frenarle al gobierno esta misma ofensiva mediante la ocupación de establecimientos, con movilizaciones y cortes de ruta, sumando a los estudiantes secundarios a la lucha contra la aplicación de la Reforma.


Como en Neuquén, debemos organizar asambleas en cada Instituto, hacia una acción común de todos los terciarios, secundarios y docentes, para derrotar las leyes del gobierno. Si ganamos la batalla contra los PEI, al Estatuto Docente no nos lo quita nadie.


• Derogación de las LFE y LES.


• No a las PEI como requisito para que sigan abiertos los institutos.


• Defensa del Estatuto Docente.


• Salario mínimo para los docentes de 700 pesos.

También te puede interesar:

El ministro se reúne con el Banco Mundial y el FMI en busca de fondos para pagar los vencimientos del año.
La lucha obtiene la reincorporación de los despedidos.
Crece la campaña frente el fallo del TSJ contra el acceso a la educación pública
Larreta nuevamente contra la educación pública.