03/09/2020

UBA: campaña contra el arancelamiento de la Diplomatura ESI en Filosofía y Letras

En medio de la cuarentena, en un cuadro de crisis económica que congeló salarios, anuló paritarias, permitió el fraccionamiento del aguinaldo, dejó miles de trabajadorxs en las calles, impulsó la superexplotación de quienes son trabajadorxs esenciales y dejó fuera del sistema educativo a miles de estudiantes de todos los niveles, la gestión de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad de Buenos Aires avanza sobre la privatización de la formación.

Se anunció que su Diplomatura en Educación Sexual Integral (ESI), de la que Graciela Morgade (decana durante la 1ra cohorte 2019, especialista en el área y actual Subsecretaría de Participación y Democratización Educativa del Ministerio de Educación) es directora, sea arancelada en su totalidad, cuando hasta el año pasado era gratuita para docentes, no docentes, estudiantes y graduadxs de la facultad, y solo abonaban la matrícula ($2.000) quienes venían de “afuera”.

Tal como se denuncia en el comunicado de la Asociación Gremial Docente (AGD)-FFYL y la Secretaria de Géneros y Diversidad Sexual de AGD-UBA, la Diplomatura en ESI de FFyL era una de las dos instancias de formación en un área tan importante como demandada por el movimiento de mujeres y disidencias. La otra es el postítulo «Especialización Superior en Educación Sexual Integral» dictado por el terciario Joaquín V. González, que en el marco de la cuarentena corrió riesgo de ser cerrado por decisión del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta; solo la movilización docente estudiantil logró ponerle un freno a esta decisión y hoy el postítulo se está dictando de manera virtual. Sin embargo, eso no resolvió que el cupo de vacantes sea reducido, que las partidas presupuestarias –como siempre– sean retaceadas hasta último momento ni que se profundice la precarización de las condiciones laborales; durante el 2019 tardaron meses en abonar salarios.

El comunicado de AGD-FFyL y la Secretaría de Géneros y Diversidad Sexual denuncia que «aprovechando la actual situación de pandemia y con el apoyo de todxs lxs profesores y graduadxs del Consejo Directivo (solo lxs estudiantes se abstuvieron), las autoridades de Filosofía y Letras decidieron darse una política de ‘arancelamiento para todxs’. Este año, la diplomatura costará $2.000 de matrícula más 8 cuotas de $1.500, es decir, $14.000 en total”. De no abonar nada o solo la matrícula a $14.000: es un saqueo al bolsillo de lxs trabajadorxs.

La gestión del decano kirchnerista Américo Cristófalo (ex vicedecano de Morgade) y sus acólitos no le reclama al rectorado de la UBA mayor presupuesto, no reclama una partida presupuestaria al Estado para llevar adelante la formación. Tampoco reclaman que la Diplomatura tenga puntaje para docentes de provincia de Buenos Aires, como sí tiene en CABA. Toman una definición que muestra el verdadero carácter político patronal: que la diplomatura la paguen lxs trabajadorxs. Una medida que además genera un negocio de recursos propios enorme: si calculamos los $ 14.000 que abonarám cada uno de los 400 inscriptxs (o más), el ingreso arroja unos $5.600.000. Especulan con la docencia que tiene necesidad de formarse en el área o interés en la temática. O, incluso, con aquellxs que requieren sumar puntaje para acceder a cargos, en un momento en el que se denuncia el cese de suplentes y de actos públicos virtuales sin control de la docencia. La gran pregunta de esto es: ¿cuál es el destino de esos fondos?

Desde el Plenario de Trabajadoras y la Agrupación Naranja de Docentes Universitarixs y Preuniversitarixs llamamos a todxs a rechazar esta medida que avance en la privatización de la educación. Compartimos el formulario de la AGD-UBA para juntar firmas y denunciar semejante atropello, que serán presentadas en el Consejo Directivo de la facultad.

 

También te puede interesar:

El CEFYL acentúa su rol de parálisis sobre el estudiantado.
A propósito de una publicación de la agrupación oficialista en Derecho-UBA, y su reivindicación de la primera fiscal de instrucción de la causa.
Fuera Monsanto, Syngenta y todas las empresas de los agronegocios.
Contra la ley de educación del gobierno de Suárez.
Les jóvenes tenemos un desafío: nuestra organización independiente, para enfrentar la política del gobierno y del FMI.