29/06/2000 | 670

UBA: Filo en pie de lucha

El miércoles 21 de junio se reunió en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA una Asamblea interclaustros e intergremial para discutir puntos vitales frente al derrumbe de la UBA, el cual es producto no sólo del ‘ajuste’ de hecho de 80 millones que el gobierno ya impuso a las universidades, sino que también es la consecuencia del miserable presupuesto universitario y la política de rapiña de las camarillas aliancistas en el seno de la UBA.


La situación de la UBA


El recorte anunciado por Llach de 40 millones, además, empezó a dar sus primeros pasos cuando el Consejo Superior de la UBA –decano de Filosofía y Letras incluido– aprobó el recorte del 10% de los «recursos propios» de las facultades y la creación de un «fondo solidario» al que contribuirían estudiantes y trabajadores universitarios (obviamente, el preludio del arancel).


La situación actual, es que con 285 millones de presupuesto universitario esto no alcanza ni para mantener el funcionamiento mínimo. Los ‘recursos propios’ (aranceles, mercantilización de los servicios, laboratorios de idiomas, posgrados) se usan para pagar desde la luz hasta los salarios (90% del presupuesto). El recorte implica una reducción salarial de hecho que iría a parar a las manos del FMI, vía Shuberoff-De la Rúa.


Filo se organiza


Los no-docentes de la Facultad, en asamblea permanente desde hace diez días, decretaron entonces el paro por tiempo indeterminado. Este vino a confluir con el paro nacional llamado por la Conadu para los días 22 y 23 contra el recorte, por la recomposición salarial y contra la intervención del gobierno al gremio. El movimiento estudiantil que había participado y debatido en asambleas y tomas antes de la movilización del 31 y en el paro del 9 por sus reivindicaciones contra el ‘ajuste’, vino a completar el cuadro y el miércoles 21 se convocó a una Asamblea común de docentes, no-docentes y estudiantes.


Allí se votó un pliego común de reivindicaciones (ver recuadro) y medidas para garantizar el paro docente y no-docente.


El jueves 22, pese a ser fecha de parciales, se hicieron piquetes en la puerta explicando la situación e invitando a sumarse a las medidas. Por la tarde, docentes de AGD-UBA dieron clases públicas y por la noche se hizo una nueva asamblea para afianzar lo resuelto y hacer un balance.


El viernes 23 hasta las 15 hs, después de una radio abierta, se convocó a la marcha y se repartió el comunicado.


Camino abierto


En una situación en la cual Moyano pretende imponer a los trabajadores el ‘tiempo’ que sólo le serviría al FMI y a los partidos patronales, una movilización como la de Conadu y la respuesta al ajuste por parte de los docentes, no-docentes y estudiantes de Filo sirve para dar fuerza a algo que los trabajadores experimentan en cada una de sus luchas: sólo los trabajadores y estudiantes discutiendo nuestro programa y nuestros métodos y nuestra organización podremos dar una salida a esta situación.


En este sentido fueron dirigidas las actividades y las intervenciones de la UJS y del PO en cada una de las asambleas y en la intergremial de Filo. Tenemos que fortalecer esta experiencia y extenderla a las demás facultades; convocar a un congreso de bases de docentes, no-docentes y estudiantes en el camino de la huelga general universitaria, para echar a las camarillas patronales que gobiernan la UBA. Para esto no necesitamos ninguna ‘tregua’ o ‘concertación’, sino todo lo contrario: el tiempo apremia.

También te puede interesar:

La decana de Sociales se abstiene de exigir un mayor presupuesto para la facultad.
¿Por qué lxs estudiantes universitarios nos tenemos que movilizar el 11 contra el Fondo Monetario?
La eliminación de los subsidios del Estado implicaría un golpe directo al bolsillo de los trabajadores.
El próximo 11 de diciembre realizaremos en la provincia una gran movilización contra el pacto con el FMI.